Menú Buscar
Carles Riera el líder de la CUP en el Parlament en una foto de archivo /EFE

La CUP acusa al Govern de practicar el 'procesismo 2.0' junto a los del 155

Los antisistema consideran que la moción pactada entre PSOE y PDeCAT, y que apoyará ERC, "vulnera gravemente la voluntad del pueblo de Cataluña"

12.09.2018 14:15 h. Actualizado: 12.09.2018 14:20 h.
3 min

La CUP ha criticado duramente el acuerdo suscrito entre PSOE y PDeCAT, que suscribirá ERC, por el que se insta al Gobierno a abrir un proceso de diálogo político con la Generalitat "sin imposiciones ni impedimentos", pero dentro "de la legislación vigente".

"Ayer más de un millón de personas salieron a las calles para reivindicar el derecho al ejercicio de la autodeterminación. Hoy, medios de comunicación confirman la noticia de un pacto de moción en el Congreso español por parte del PSOE y el PDeCAT, y que también contaría con el apoyo de ERC, que insta a los gobiernos de España y de la Generalitat al diálogo dentro de la legislación vigente", explican los cupaires en un comunicado.

Todo queda en los despachos

Los antisistema consideran que esta moción "vulnera gravemente la voluntad popular del pueblo de Cataluña y que es una muestra más de la intención de cerrar en despachos todo lo que la gente, de forma autoorganizada, ha conseguido reivindicando en las calles". Este hecho, a su juicio, demuestra que "el PDeCAT, con la complicidad de ERC, quiere volver a un escenario de pacto con el Estado español, un Estado español que vulnera sistemáticamente derechos políticos y civiles y que se niega a reconocer el derecho a la autodeterminación de los 'países catalanes'". También refuerza la idea de que "el gobierno de la Generalitat practica el processisme 2.0, hablando simbólicamente de la implementación de la república mientras se devuelve a la gestión neoliberal de una autonomía sometida al 135CE ya la amenaza de la aplicación del 155CE", en alusión a la intervención de la autonomía en base al citado artículo de la Constitución.

Por este motivo, la CUP reivindica "una vez más que sólo se puede confiar en la fuerza de la gente y en la organización popular de base y que es la gente quien tiene que empujar las instituciones no sólo para ejercer la autodeterminación, sino también para recuperar derechos sociales para las clases populares de este país".