Menú Buscar
Vidal Aragonés (c), diputado de la CUP junto a Mieria Boya (i) y Carles Riera (d) en el consejo político de la formación de este sábado / EFE

La CUP acepta las elecciones como la salida más posible al bloqueo político

Vidal Aragonés considera los comicios una mejor alternativa que “gestionar una autonomía” y empuja a JxCat y ERC a negociar con CatComú para evitar el adelanto

4 min

El diputado de la CUP Vidal Aragonés ha abierto la puerta este domingo a un nuevo adelanto electoral en Cataluña. El portavoz de los anticapitalistas asegura que su opción preferida no son los comicios. “Pero si la realidad es la de gestionar una autonomía, a lo mejor no resulta la peor alternativa”, ha manifestado en una entrevista en Rac1.

Asegura que el consejo político de su formación decidió abstenerse en la supuesta sesión de investidura que JxCat y ERC deberían plantear, con Jordi Sànchez o cualquier otro candidato, “conscientes de la aritmética parlamentaria”. Es decir, sobre el papel las fuerzas independentistas superan en escaños a los constitucionalistas. Hecho que facilitaría la proclamación del presidente de la Generalitat en segunda vuelta.

Llamada a la desobediencia

Aunque este cálculo se empaña porqué Carles Puigdemont y Toni Comín están en Bélgica y sus votos no computan. Tanto JxCat como ERC dan por superada la batalla de reivindicar que puedan ejercer sus atribuciones como diputados desde el extranjero pero la CUP se resiste a tirar la toalla.

Aragonés llama a la desobediencia tanto en la cuestión del voto delegado como en el inicio de la implementación de la república catalana. Da por válido tanto el referéndum del 1-O como la proclamación de independencia en la Cámara catalana. Exige que se rechace la “presión española, que nos digan quién debe ser presidente y que no existan alternativas a las leyes sociales que anuló el Tribunal Constitucional”.

Convocatoria de un multireferéndum

Iniciar el despliegue de la ley de transitoriedad, aunque no sea bajo esta etiqueta. Entre las propuestas que la CUP ha desvelado está la de impulsar un multireferéndum para que la ciudadanía mantenga el debate sobre cómos de debe ejecutar la independencia. “El resultado debería ser asumido por todas las fuerzas republicanas para constituir la república catalana con una constitución propia”, ha señalado el diputado.

Los anticapitalistas dan por sentada que habría “momentos de represión española que sólo podemos contestar con la respuesta democrática de la desobediencia”. Afirma que los “diputados debemos estar dispuestos a sufrir la represión, como si 2.000 cargos públicos deben tener procesos judiciales abiertos”.

“No tienen prisiones para todos”, sentencia Aragonés.

Negociar con CatComú

Y si JxCAT y ERC no quieren asumir estas condiciones, el portavoz de la CUP les anima a “buscar alternativas en otras fuerzas políticas”. Las que se han “mostrado partidarias a restituir la autonomía”. Les empuja de este modo a iniciar una negociación con CatComú para abrir una nueva legislatura que, bajo el punto de vista de los antisistema, implicaría apearse del procés.

Este escenario es poco probable. Los de Xavier Domènech han mantenido hasta la fecha su negativa frontal a facilitar que le Gobierno de la Generalitat se quede en manos de lo que denominan “fuerza de la derecha”. Es decir, del partido de Carles Puigdemont.

Por lo que o bien el debate alternativo incluye otros actores o el adelanto electoral se convierte en la salida más porbable al actual embrollo de la política catalana. La CUP avisa, nadie debe contar con ellos para gestionar una autonomía.