Menú Buscar
La CUP duda de si se hace europeísta

La CUP duda sobre si se hace europeísta

La formación anticapitalista decide aplazar la decisión de si se presentan por primera vez en las elecciones al Parlamento europeo del próximo mayo

10.11.2018 18:21 h.
3 min

La CUP ha celebrado este sábado un Consell Polític en Perpignan (Francia) para debatir si se presentan a las elecciones al Parlamento europeo del próximo mayo, pero todavía no han tomado una decisión. 

La formación anticapitalista ha anunciado que continuarán debatiéndolo en un Consell Polític extraordinario. "Después de un debate complejo sobre nuestra participación en las elecciones europeas, hoy no lo cerramos a la espera de poder resolver y tomar una decisión el máximo de consensuada y representativa de la organización", ha informado el partido en Twitter.

No es la primera vez que se produce un debate interno en el seno de la formación sobre si dar un salto para concurrir a elecciones de instancias superiores. La CUP, nacida como una organización municipal, decidió por primera vez presentarse a unas elecciones autonómicas en 2012, en pleno auge del procés independentista. Anteriormente, solamente se habían presentado en los comicios municipales. 

¿Y las generales?

"Nos emplazamos a hacer un Consell Polític extraordinario para seguir debatiendo y tomar una decisión", ha señalado la concejal de la CUP-Capgirem en el Ayuntamiento de Barcelona Eulàlia Reguant, que ha añadido que trabajarán para generar espacios de debate en las próximas semanas.

La CUP ya explicó el jueves que se han presentado varios documentos para el debate y votación, y que algunos defienden presentarse y otros no. "Tanto los documentos que se decantan a favor del 'sí' como los que se decantan a favor del 'no' recogen fórmulas diversas, que requieren un debate pausado y profundo", señaló la formación anticapitalista.

Si decidieran presentarse a las europeas sería un hecho inédito, que sacudiría la línea mantenida hasta entonces por la formación de rechazad participar en las elecciones europeas y en las generales. Asimismo podría significar un cambio de su tradicional posición crítica con las instituciones de la UE y del Estado, o bien un trampolín para unirse a otros movimientos euroescépticos del continente.