Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La candidata de la CUP a la Presidencia de la Generalitat, Dolors Sabater / EP

La CUP desautoriza a su cabeza de lista con la investidura de Laura Borràs

Dolors Sabater asegura que no hará presidenta a la número dos de JxCat por la causa de corrupción que le afecta y su partido la enmienda poco después

4 min

La CUP se ha convertido en la protagonista del quinto día de campaña electoral con un lío que muestra las discrepancias entre la formación antisistema y su cabeza de lista, Dolors Sabater. La exalcaldesa de Badalona (Barcelona) ha asegurado a primera hora de la mañana que no apoyará una eventual investidura de Laura Borràs por el caso de corrupción que afecta a la número dos de JxCat, posición que ha sido enmendada poco después por la formación antisistema.

“El independentismo no se puede permitir ni una sombra de duda”, aseguraba Sabater en una entrevista en TVE. Ha señalado que la candidata del partido de Carles Puigdemont es un “impedimento” para conseguir una investidura de todas las fuerzas secesionistas y ha afeado a la formación que mantuviera su apuesta a pesar de las irregularidades que se investigan durante su liderazgo en el Institut de les Lletres Catalanes. “Sería mejor que se hubiese esclarecido este tema antes para mayor tranquilidad y claridad de la propuesta política”, ha manifestado la candidata de la CUP.

Rectificación de la CUP

Poco después, el partido emitía un comunicado en el que aseguraba que “el único veto que la CUP ha puesto sobre la mesa está en un gobierno que continúe con la parálisis de los últimos tres años”. En el mismo, recordaba que el partido ha “demostrado su compromiso contra la corrupción, pero también su solidaridad contra la represión y las causas del Estado”.

Englobaba de esta forma la causa abierta a la número dos de JxCat con una persecución general al independentismo, la misma tesis que defiende la afectada. Con todo, la causa que le afecta tiene poco de política. Se la investiga por trocear contratos del Institut de les Lletres Catalanes y sortear de este modo el proceso de concurrencia pública, hecho que le permitía otorgar los servicios a un colaborador cercano. Para ello, dio instrucciones al beneficiario final a través del correo público, la principal prueba de la acusación. Por todo ello, Borràs hace frente a una multa e inhabilitación para desempeñar cargos públicos que la apearía del Parlament.

Choques con Sabater

No es la primera ocasión en que Sabater provoca un incendio en la CUP. De hecho, sus discrepancias con la dirección de la formación antisistema ha propiciado que el representante oficial del partido en los debates electorales sea Carles Riera

La exalcaldesa de Badalona, en esta ocasión, también ha virado un poco en sus declaraciones. Lo ha hecho en una rueda de prensa en que ha mantenido que el “único veto” del partido es para un Ejecutivo catalán “del 155 o a uno que siguiera la parálisis de gobierno actual”. Eso sí, ha reiterado que la sospecha de corrupción no es de su agrado a pesar de no compartir el camino que ha tomado el caso Borràs.

La número dos de JxCat será juzgada por el Tribunal Supremo, ya que su condición de diputada en el Congreso le propicia que sean estos magistrados los que valoren su actitud como servidora pública. Es parte de su aforamiento, ya que antes, cuando era consejera de Cultura, la causa se dirimía en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).