Menú Buscar
Un matrimonio separado por unas tijeras de la CUP, posicionada contra la monogamia / CG

La CUP quiere acabar con la monogamia

La formación independentista de Barcelona sostiene que se concibe la pareja como una propiedad

3 min

Barcelona necesita una campaña de concienciación sobre los efectos que tienen los modelos de relaciones “sexoafectivas” en los jóvenes. Es lo que opinan los miembros de la CUP en el consistorio barcelonés, lo que pidieron al Gobierno de Ada Colau y en lo que han insistido este martes en la Comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes.

La monogamia es, para la formación independentista, un modelo de relación en el que se entiende el concepto de pareja como propiedad. Y para luchar contra lo que consideran una falacia, sostienen que es básico tener en cuenta los efectos que se derivan de actitudes de la sociedad que repercuten en la juventud, alimentando el pensamiento machista.

Pareja como propiedad

Como los efectos que se derivan de la idealización del modelo de relaciones monógamas, donde se concibe, para los cupaires, la pareja como una propiedad. También los efectos de los cánones de belleza; los celos o el control de la pareja “como conducta natural y normalizada” y la coacción y las amenazas como pauta de relación.

El grupo más radical de la izquierda municipal sostiene que las relaciones actuales entre jóvenes está basada en una normalización de los “micromachismos”, los abusos y las agresiones sexuales y físicas.

Otra de las mentiras históricas contra las que es necesario luchar es, en sus palabras, el mito del amor romántico y los efectos que pueden provocar, sobre todo, en los adolescentes.

Anuncios en el Metro

Por eso pretenden que el equipo de gobierno de Ada Colau destine un presupuesto específico dedicado a los aspectos citados y trabaje para que, sobre todo en espacios de titularidad pública como el Metro, se garantice que no haya anuncios publicitarios con contenido sexista o que fomenten o perpetúen la discriminación por motivos de género u orientación sexual.

La concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Maria Rovira ha hablado de “mercantilización de cuerpos” en la comisión de Derechos Sociales y ha mostrado su preocupación porque “ahora que llega el verano, volvemos a ver fachadas con la firma del ayuntamiento donde hay anuncios de mujeres con un cuerpo determinado. Nos sorprende que no se haya parado esto”.