Menú Buscar
Maria José Lecha (d) y Maria Rovira (i), concejales de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona / EP

La CUP acusa a Colau de ignorar a los vecinos en la ordenanza de terrazas

Consideran el pacto del ayuntamiento con el Gremio de Restauración una concepción “neoliberal” del espacio público que lo convierte en mercancía

09.01.2018 13:17 h.
2 min

Ada Colau no ha tenido en cuenta a los vecinos a la hora de negociar la ordenanza de terrazas. Es lo que opina la CUP de Barcelona, que ha criticado al gobierno municipal este martes, 9 de enero, por el papel de la alcaldesa en el acuerdo pactado entre el consistorio y los grupos de presión económicos, sin la participación ciudadana.

Es “la misma estrategia de los anteriores gobiernos de derecha que vendieron la ciudad a intereses privados”, han dicho los cupaires. Se refieren al pacto entre el Ayuntamiento de Barcelona y el Gremio de Restauración de la capital catalana para modificar la ordenanza el pasado 5 de diciembre.

Espacio público como mercancía

La CUP sostiene que el acuerdo favorece al sector privado y agrava los conflictos entre éste y los vecinos, además de señalar que la regulación está “hecha a medida” para los lobbies y que tiene una concepción neoliberal del espacio público que lo convierte en mercancía.

El grupo más radical del municipio considera que las zonas de ocio nocturno y los espacios turísticos generan la proliferación de terrazas, afectando al descanso y salud de los residentes, y critican que la nueva ordenanza permita reducir las distancias mínimas entre terraza y fachada: “Discrimina a las personas con diversidad funcional”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información