Menú Buscar
Culla usa el nazismo para cargar contra el empresario alemán crítico con el 'procés'

Culla usa el nazismo para cargar contra el empresario alemán crítico con el 'procés'

El profesor de historia de la UAB considera que los alemanes "han de ir con cuidado con lo que dicen" debido a lo ocurrido en los años 30 y 40 del siglo pasado

09.03.2018 14:54 h.
3 min

Joan Baptista Culla Clarà se suma al linchamiento mediático de Karl Jacobi, al que ha tratado de desacreditar reprochándole el nazismo de la Alemania de los años 30 y 40 del siglo pasado.

El profesor de Historia Contemporánea de la UAB ha aprovechado una tertulia en TV3 para cargar duramente contra el empresario alemán que el martes pasado, en el Círculo Ecuestre, le recriminó al presidente del Parlament, Roger Torrent, las graves consecuencias generadas por el proyecto secesionista, apeló al cumplimiento de la ley y le transmitió su deseo de que todos los responsables de su incumplimiento vayan a la cárcel.

Los alemanes "han de ir con cuidado"

Durante el programa Els Matins de este miércoles, Joan B. Culla advirtió de que "es muy delicado que ciudadanos alemanes hablen en estos términos del respeto a la ley porque el señor Karl Jacobi... él no pero su padre o su abuelo, que vivieron en Alemania, supongo, en la época del III Reich, hicieron un cosa, que es que como Hitler llegó al poder de acuerdo con la Constitución de Weimar, aunque al cabo de dos meses de llegar al poder empezó a cargarse esa Constitución de arriba a abajo, a modificar las leyes y a instaurar una dictadura de partido único, ellos consideraron… --ellos porque me refiero al 98% o 99% de la ciudadanía alemana de la época incluida la magistratura, todo, los funcionarios-- consideraron que allí no se tenía que objetar nada y que el respeto a la ley les obligaba a acatar aquel estado de cosas, y lo acataron hasta el último día, hasta el 8 de mayo de 1945".

Culla señaló que "los hijos no son culpables de los pecados de los padres ni de los abuelos", pero a continuación matizó que "las sociedades tienen cierta responsabilidad colectiva". "Creo que en particular las personas de ciudadanía alemana han de ir con cuidado con lo que dicen, porque si en la Alemania de los años 30 y 40 hubiera habido un poco del espíritu que hubo aquí el 1 de octubre, es decir, las leyes por ser leyes no son forzosamente justas, y las decisiones de los jueces por ser decisiones de los jueces no son forzosamente justas, seguramente el país, Alemania, no habría acabado como acabó, es decir físicamente arruinado y moralmente aún más arruinado", concluyó.