Menú Buscar
Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante su intervención de este martes en un desayuno informativo de Europa Press.

Cristina Cifuentes, la guerrera del PP

La presidenta de la Comunidad de Madrid aprovecha un desayuno informativo para repartir leña a sus adversarios políticos y a algunos de sus propios compañeros de partido

4 min

Palos a todos y guerra contra todos. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, repartió leña a todos los adversarios, incluso a los propios compañeros del partido, en su intervención como invitada de Europa Press. Fue en el hotel más alto de la capital, pero nos metieron en el sótano, por si acaso, por si alguno tenía la tentación de bajar por el atajo tras escuchar cómo la presidenta de Madrid repartió jabón para todo lo que se le nombró. Asombroso. Más parecía estar en su antigua tertulia repartiendo estopa.

Empezó por preguntarse por qué cada vez que hay campaña electoral "salen a luz determinadas resoluciones" judiciales, como la fianza que el juez, José de la Mata, ha impuesto al PP. Su pregunta tiene sentido, ¿por qué ahora y no hace un mes o dentro de dos? Misterios de las cloacas del Estado, se responden otros. Eso sí, Cifuentes no confirma "absolutamente nada" sobre si hubo o no caja b en el PP. Pues es, ahora, la jefa de la Gestora del PP de Madrid. Pero lo mismo no ha tenido tiempo de enterarse. Porque la Comunidad de Madrid tiene muchos problemas de los que ocuparse, según la presidenta.

Madrid crece

Y uno de ellos es el paro de la Comunidad, donde ha conseguido rebajarlo e invertir la tendencia al crear trabajo, pues Madrid ha crecido un 3,6%. Sin ayuda, claro está, del Ayuntamiento de Podemos, al que ha puesto de vuelta y media porque tiene más paro que la Comunidad cuando siempre fue al revés. La culpa es de Podemos y de los socialistas que los apoyan.

Aprovechó la línea para dar un repaso a todos los partidos de la oposición, incluido su socio, Ciudadanos, por el apoyo prestado a Sánchez para ser presidente del Gobierno. Para que los españoles "lo sepan a la hora de votar", ya que estamos en campaña... Pues barremos para casa. Le dio a todos los grupos opositores en la Asamblea y, claro, éstos, un poco cansados, se fueron antes de terminar Cifuentes su intervención. Se fueron Gabilondo, del PSOE; José Manuel López, de Podemos, e Ignacio Aguado, de C's, además de sus acompañantes. Fue la guerra de Cristina.

Defensa de Rajoy

No se paró ahí la presidenta de Madrid sino que a Ciudadanos le dio otro repaso por pedir el cambio de candidato, pues "Rajoy fue el más votado el 20D" y tiene el apoyo "unánime" del PP. Sería, tal vez, porque delante estaba la secretaria general, Dolores de Cospedal, y los tres nuevos vicesecretarios, Maíllo, Casado y Maroto. Mucho espía como para decir nada en contra de Rajoy. Aunque con quien más cargó la tinta fue con Sánchez, "que se le ha querido hacer presidente", y en Madrid, su circunscripción, "es donde menos se le vota", que quedó en cuarto lugar, por detrás de C's e incluso de Podemos, que con su alianza con IU se sitúa "en el espectro que le corresponde, en la extrema izquierda".

Para todos tuvo. A todos les dejó su recado. Parecía que era ella la candidata del PP a las elecciones generales. Defendió que la campaña fuese "barata, cercana", de "pisar la calle como ella", que no le fue mal. Terminó criticando la paralización del proyecto Castellana Norte por parte del ayuntamiento y de los socialistas, cuando "fue un proyecto de ellos". Espera que el ayuntamiento recapacite pues "están en juego 120.000 puestos de trabajo", cifra que repitió bastantes veces a lo largo de su intervención. Tuvo café para todos la presidenta de Madrid. Y servido en tazas frías. Con delicadeza.