Menú Buscar
Marta Pascal, coordinadora general del PDeCAT, junto a Artur Mas, expresidente del partido / EFE

La crisis en PDeCAT se extiende a su red audiovisual

Puigdemont fuerza el despedido del jefe de los medios públicos locales de la Diputación, Francesc Pena, hombre del entorno de Mas, mientras ERC bloquea a posibles candidatos

3 min

PDeCAT no remonta. A la crisis interna que provocó la decisión del presidente Carles Puigdemont de destituir al consejero Jordi Baiget por cuestionar el referéndum, se une ahora el bloqueo de los medios públicos locales que gestiona el partido. La pugna entre la vieja guardia y  la nueva Convergència se ha hecho extensiva a la red audiovisual que depende de la Diputación de Barcelona. Y ERC no se lo está poniendo fácil.

La presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, destituyó hace días a Francesc Pena, consejero delegado de la XAL (Xarxa Audiovisual Local), red de medios públicos locales controlados por la entidad supramunicipal. Pena, que llevaba en el cargo desde 2011, forma parte del entorno de Artur Mas, siendo uno de los hombres de confianza del exconsejero de Presidencia, Francesc Homs. Ambos son de Taradell y de su amistad da cuenta el viaje que Pena hizo a Madrid para arropar a Homs cuando fue a declarar ante el Tribunal Supremo por la consulta del 9N.

Se da la circunstancia de que Conesa, que además es la alcaldesa de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), ha salido recientemente en defensa de Baiget, pues asegura que dijo en voz alta lo que muchos piensan. Y advierte de que el 1-O se puede convertir en un "callejón sin salida".

Salida de la Agència Catalana de Motícies

El hasta ahora presidente de la XAL nunca contó con el apoyo de Puigdemont, que en varias ocasiones presionó para que fuera relevado. De hecho, el presidente catalán logró que Pena abandonara la Agència Catalana de Notícies, presionado por ERC.

Finalmente, Pena ha sido apartado de la XAL, coincidiendo con el proceso de “regeneración” que se está produciendo en PDeCAT y que pasa por la depuración de antiguos cargos. El caso Baiget es un ejemplo de ello.

Pero el relevo de Francesc Pena no está resultando fácil. Conesa mantiene bloqueada la sustitución a la espera de contentar, tanto a PDeCAT como a ERC. Así, uno de los nombres que sonaban para dirigir la XAL es Josep Martí Blanch, exsecretario de Comunicación del Gobierno de Mas. Pero los republicanos han vetado a Martí.