Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

La crisis de JxCat en Tiana pone en apuros al gobierno municipal de ERC y PSC

El cisma comenzó cuando la alcaldesa republicana destituyó al edil Mateu Hernández, el pasado marzo

5 min

La crisis interna de JxCat en el Ayuntamiento de Tiana (Barcelona), donde una de las concejales del grupo ha abandonado el partido y se ha convertido en edil no adscrita, ha puesto en apuros al gobierno municipal de ERC y PSC.

El cisma tiene su origen el pasado marzo, cuando la alcaldesa del municipio, la republicana Marta Martorell, destituyó al edil de JxCat Mateu Hernández por unas obras presuntamente irregulares para convertir la Sala Albéniz en un cine sin contar con los permisos pertinentes ni con el aval del equipo de gobierno.

Presuntas obras irregulares

Hernández, que ostentaba la concejalía de Urbanismo y Vivienda, encargó a título personal un proyecto para crear el cine, en el que colocó al Ayuntamiento de Tiana como promotor sin que dispusiera de ninguna autorización del equipo de gobierno.

A raíz de esta destitución, JxCat decidió abandonar el gobierno municipal, que integraba junto a ERC y PSC, mientras la Oficina Antifraude de Cataluña ya investiga al Ayuntamiento de Tiana por las presuntas irregularidades en las obras impulsadas por Hernández.

"Renovación del equipo municipal"

En los últimos días, la crisis se ha agravado: JxCat exigió a una de sus concejales, Marta Guàrdia, que dimitiese y devolviese el acta "para proceder a la total renovación del equipo municipal", pero su respuesta fue darse de baja del partido, dejar el grupo municipal y continuar en el ayuntamiento como concejal no adscrita.

En un comunicado emitido esta semana, JxCat acusó a Guàrdia de convertirse en "tránsfuga". La aludida, que fue coordinadora local de JxCat, había ido perdiendo la confianza del partido, que consideraba que la edil "siempre iba a la suya, con poca transparencia en su gestión y sin respetar a menudo las decisiones y autoridad de la asamblea local".

Cisma en JxCat Tiana

JxCat le reprochaba que se "alineara" con el gobierno municipal con el que rompieron en marzo, hasta el punto de postularse ante la alcaldesa "para ser delegada del gobierno en la residencia de gente mayor sin tener la autorización previa del partido".

El voto de Guàrdia, en realidad, resulta decisivo en el pleno, donde el equipo de gobierno dispone de seis concejales -cuatro de ERC, dos del PSC-, mientras que, en la oposición, la agrupación de Junts per Tiana suma cinco, por lo que los dos polémicos ediles de JxCat -Mateu Hernández y Marta Guàrdia- son decisivos para decantar la balanza hacia uno u otro lado.

Micro abierto de ERC

El pasado martes, tras el último pleno municipal celebrado telemáticamente, la agrupación electoral de Junts per Tiana colgó un vídeo en las redes sociales para denunciar que uno de los ediles de ERC, durante la sesión, se dejó su micrófono abierto mientras llamaba por teléfono a Marta Guàrdia para pedirle "ayuda" para no perder votaciones, ante la ausencia de un concejal republicano.

A raíz de esta polémica llamada para pedir ayuda a una edil "tránsfuga", el PSC emitió ayer viernes un comunicado en el que reafirmó su "compromiso y respeto" contra el transfuguismo y garantizó que "no tiene ni tendrá ningún pacto" con Guàrdia.

El PSC pide explicaciones

Además, los socialistas exigen a sus socios de gobierno de ERC que den explicaciones públicas "de manera urgente" por la llamada telefónica a Guàrdia con el micrófono abierto. Para el PSC, este "hecho gravísimo" se suma a una serie de acontecimientos que "están enrareciendo el clima social, político y civil" de Tiana en los últimos meses y que serán analizados por los órganos del partido a fin de tomar una decisión al respecto