Menú Buscar
Artur Mas y Mònica Terribas, en la presentación del libro del expresidente celebrada en la Pedrera / CG

Convergència existe y se rinde a Artur Mas

La presentación del libro del expresidente reunió a la plana mayor de la antigua y nueva CDC, un enlace entre pasado y presente que mantiene la incógnita sobre el futuro de esta formación

6 min

Pasado y presente convergente en una misma sala para rendir pleitesía a quien se postula como futuro de una formación en permanente catarsis. Artur Mas, que no ha parado de hacer bolos desde que finalizó la pena de inhabilitación a la que fue condenado por organizar la consulta del 9N, ha presentado esta tarde su libro Cap fred, cor calent. El procés en primera persona (Columna)

Jordi Pujol, en la presentación del libro de Artur Mas / CG
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, en la presentación del libro de Artur Mas / CG

Presentado por la periodista Mònica Terribas, entregada a la figura del expresidente aunque “con ganas de entrar en el combate”, el acto se ha celebrado en el auditorio de La Pedrera, que empequeñeció ante la presencia de la plana mayor de la antigua y la nueva Convergència. Viejos conocidos, jóvenes promesas que se quedaron en eso, cerebros de la catarsis convergente…

Jordi Pujol, con su 'delfín'

La lista es larguísima y estaba encabezada por el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, acompañado de su esposa, Marta Ferrusola, quienes acudieron a ver a su delfín. También acudieron Lluís Recoder, Irene Rigau, Xavier Trias, Josep Maria Cullell, Pere Macias, Germà Gordó o Felip Puig, entre los antiguos compañeros de gobierno de Mas. O Salvador Alemany, asesor económico del exlíder de CDC y Joan Rigol, expresidente del Parlament.

Más encajados en las nuevas generaciones, Marta Pascal, David Bonvehí o Elsa Artadi, o los actuales consejeros del Govern Meritxell Budó, Miquel Buch o Jordi Puigneró. Fichajes más recientes, como Eduard Pujol. La presidenta en funciones de la Corporacion Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Núria Llorach, también estuvo presente.

Incluso personajes como sor Lucía Caram o el abogado Javier Melero, mediáticos aunque por motivos diferentes.

El exconsejero de la Generalitat Lluís Recoder, en la presentación del libro de Artur Mas / CG
El exconsejero de la Generalitat Lluís Recoder,  en la presentación del libro de Artur Mas / CG

A lo largo de la conversación con Terribas se ha hablado del Estatut, la CUP, la consulta del 9N o el referéndum del 1-O, pero también ha habido momentos de confesiones personales sobre la amistad y la lealtad.

“Hemos intentado muchas cosas, no han salido bien y otras han salido muy mal. El Estatut fue una operación fallida, lo cual nos indica que debemos aprender la lección; una cosa es el Gobierno español y otra, el Estado, que puede revertir pactos”, ha dicho quien confiesa su rechazo a quienes incumplen sus compromisos.

Sobre el “portazo” al pacto fiscal que le dio Mariano Rajoy, ha precisado que antes de la reunión de la Moncloa en 2012 hubo otras anteriormente, incluso en en casa del exlíder del PP. Sin focos. Tampoco prosperó la consulta del 9N --por la que fue condenado a una pena de inhabilitación que finalizó el pasado día 23-- ni el referéndum del 1-O, votaciones en las que la ciudadanía catalana apuntó a un cambio de rumbo.

Los consejero de la Generalitat Damià Calvet y Miquel Buch, en la presentación del libro de Artur Mas / CG
Los consejeros de la Generalitat Damià Calvet y Miquel Buch en la presentación del libro de Artur Mas / CG

Un proceso que no acabó bien. “Hasta ayer”, añadió, en referencia a la mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat, que considera positiva y esperanzadora.

En el libro repasa sus relaciones con la CUP que, precisa, “no me apartaron. Fui yo quien me aparté. Porque nadie está por encima de un proyecto colectivo”. Se refiere a la condición de los antisistemas de que Mas, a quien identificaban con los recortes y la corrupción, renunciara a ser candidato tras las elecciones de 2015.

Sobre el futuro

Sobre el referéndum del 1-O y la declaración unilateral de independencia (DUI), admite que subestimó la capacidad de respuesta del Estado y que se reunió con Carles Puigdemont para aconsejarle que, tras escuchar a la gente, debía tomar una decisión.

¿Sobre el futuro? Afirma que “si todos se quedan en su línea roja, no es posible llegar a un acuerdo. Y las posturas están muy alejadas: unos defienden la unidad de España y otros, la autodeterminación”. Por ello defiende la vía escocesa con tres propuestas, la independencia, el aumento del autogobierno y mantener el status quo, pero fue Gran Bretaña la que obligó a hacer una pregunta binaria. “Dudo mucho que lleguemos a ese punto”, ha dicho.