Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un telecabina en la estación de esquí de La Molina, a horcajadas entre el Ripollès y la Cerdanya / LA MOLINA

La consulta olímpica choca con la realidad local de La Molina

Las dos votaciones que ha anunciado el Govern dividen a los Pirineos según su relevancia en los Juegos: el Ripollès recuerda la relevancia histórica de su territorio en los deportes de invierno

6 min

Preguntar cuando ya se ha obtenido respuesta. Parece paradójico, pero el Govern ha decidido seguir adelante con la consulta prometida en los Pirineos sobre la candidatura de los Juegos Olímpicos (JJOO) de Invierno de 2030. Lo hace una vez se ha llegado a un acuerdo con el Gobierno para presentar la propuesta ante el Comité Olímpico Internacional (COI) de Laussanne (Suiza) mediante un anuncio de la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà (ERC), que divide a la cordillera entre aquellos que deciden y los que se implican con un doble plebiscito el próximo 24 de julio. Todo ello, llevado al barro de la realidad local del territorio catalán. 

La 'consellera' de la Presidencia, Laura Vilagrà, y la de Acción Exterior, Victòria Alsina / EP
La 'consellera' de la Presidencia, Laura Vilagrà, y la de Acción Exterior, Victòria Alsina / EP

El Ripollès, el Berguedà y el Solsonès contarán con su propia votación, aunque sus pobladores con derecho a opinar tan solo podrán hacerlo sobre la implicación de su comarca en los Juegos. Se quedan al margen de opinar en lo que respecta a la presentación de la candidatura ante el COI. Una contradicción mayúscula, según sus habitantes, ya que las “pruebas reina” de los Juegos --el esquí alpino--, que surgieron del acuerdo técnico del viernes entre el Comité Olímpico Español (COE), el Gobierno y la Generalitat, se efectuarán en La Molina. La estación está ubicada entre los municipios de Alp (La Cerdanya) y Toses (el Ripollès), por lo que ambos territorios tienen competencias sobre la misma.

La Molina y el Ripollès

El presidente del Ripollès, Joaquim Colomer (JxCat), recuerda en declaraciones a Crónica Global que “las primeras pruebas de esquí de Cataluña” se realizaron en su comarca. Algo que se complementa con dos variables que, en parte, el Govern ha dejado de lado, según su punto de vista. Además, es de los pocos territorios que cuenta con tres estaciones de esquí en sus dominios.

Salto de esquí en Beijing 2022 / EUROPA PRESS
Salto de esquí en Beijing 2022 / EUROPA PRESS

A esto debe sumársele las conexiones ferroviarias, siendo el Ripollès la única comarca conectada con tren con las dos capitales provinciales más cercanas: Girona y Barcelona. “Estos elementos son fundamentales para considerar que la comarca tenga una subsede olímpica, conociendo, además, el hecho diferencial histórico en los deportes de invierno en Cataluña”, remarca Colomer. El presidente comarcal no considera tan disonante el realizar dos votaciones como el hecho de que todavía estén por determinar las infraestructuras y ubicaciones de los Juegos. “Al final, la respuesta a ambas es prácticamente la misma: Juegos  o no”, sentencia.

Más de un millón de euros por el plebiscito

Las consultas reveladas por Vilagrà costarán a la Administración alrededor de 1,1 millones de euros. “El dinero de esta votación podría utilizarse mejor para otras cuestiones, como mejoras en vivienda en los Pirineos”, apunta el presidente del Ripollès. Sin embargo, Colomer no solo cree que este monto destinado al plebiscito de julio pueda mejorar las infraestructuras en la cordillera, sino que permitiría iniciar el proceso de creación de sedes olímpicas.

Esquiadores bajan por la pista de una estación de esquí / EUROPA PRESS
Esquiadores bajan por la pista de una estación de esquí / EUROPA PRESS

El Ripollès, por su cercanía e infraestructuras de esquí, reclama tener un papel principal en este proceso. No en la consulta, en la que su presidente considera que no es necesaria, dado que “el Govern es soberano y tiene las suficientes delegaciones en el territorio” como para conocer las necesidades de sus ciudadanos, sino en unos hipotéticos Juegos de Invierno en 2030.

La comarca desea aprovechar el tirón histórico y la existencia de La Molina, con la que podría crear una villa olímpica en el eje Ripoll-Puigcerdà. “Queremos que todas estas inversiones, como para ser subsede de los Juegos, tengan un rédito en el territorio una vez finalicen las competiciones”, sentencia Colomer. Los Pirineos ven innecesaria la doble cuestión que plantea el Goviern para el verano. Especialmente, tras el acuerdo técnico con el COE. El Ripollès, como otras comarcas de la cordillera, tan solo pide una cosa al Govern: concretar los detalles en inversiones, disciplinas y otras cuestiones para la candidatura de los Juegos de Invierno de 2030.