Menú Buscar
El consejero de Cultura de la Generalitat, Santi Vila (c) junto al presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls (i) y el periodista Ignacio de Orovio (d) / CG

El consejero Santi Vila critica el “sobrecalentamiento ideológico”

El consejero más moderado del Govern se identifica con Macron y advierte contra los que quieren convertir Cataluña en la “Venezuela de Europa”

4 min

Sostiene el consejero de Cultura, Santi Vila, que Cataluña tiene un talón de Aquiles, que él denomina “sobrecalentamiento ideológico”. Lo dice en un momento álgido del proceso independentista y para advertir de que esa “sobredosis” puede perjudicar la competitividad catalana. Considerado como el miembro del Gobierno autonómico más moderado, Vila se identifica con el candidato francés Emmanuel Macron y marca perfil liberal frente al posible tripartito de izquierdas que se avecina si fracasa el referéndum. Advierte, en este sentido, de que “hay quienes quieren convertir Cataluña en la Venezuela o la Cuba de Europa”.

Vila ha pronunciado una conferencia que ha versado sobre talento y trabajo, durante un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio de Barcelona.

El consejero ha apostado por un regreso a los valores fundacionales de los partidos catalanes, y luchar contra “el virus de la demagogia y el populismo”. En este sentido, ha puesto a Emmanuel Macron, vencedor en la primera vuelta de las elecciones francesas, como ejemplo de la apuesta de un país por políticas posibilistas.

"Patriotismo concéntrico"

Respecto a la inestabilidad que puede generar el proyecto independentista, Vila ha indicado que “cuando 2,5 millones de catalanes se movilizan sistemáticamente desde 2010, ¿el Gobierno español no tiene nada que decir? Tenemos un problema”. Y sobre sus aspiraciones políticas --como alcaldable de Barcelona o como presidenciable--, ha dicho que ahora no toca plantear candidaturas, pues ahora nos hemos conjurado para apoyar al presidente Puigdemont”. Pero se ha mostrado satisfecho por la gran cantidad de personas “centristas y liberales” que confían en él. “Mi patriotismo es concéntrico: es universal, europeo, nacional, del barrio, de la familia...”, ha confesado el titular de Cultura de la Generalitat.

“La sociedad catalana sabe que, si no tiene instrumentos de Estado, tiene un problema; solo pretendiendo ser atractiva perderá la competitividad de la que ahora presume”, ha dicho. Pero “tenemos un talón de Aquiles, sobredosis ideológico, estamos sobrecalentados, eso puede poner en riesgo la herencia que tenemos y la sociedad de éxito que hemos sido hasta ahora”.

No más presión fiscal

Santi Vila ha arremetido contra la demonización empresarial y la presión fiscal que algunos partidos políticos defienden. “No se puede castigar más a las clases trabajadores”, ha dicho Vila, quien ha aplaudido que su partido, PDECat, impidiera que se modificara al alza el tramo autonómico del IRPF.

“Si alguna cosa es este país es liberal, en el sentido de tolerancia y libertad”, ha añadido el consejero. Pero “unos quieren hacer de Cataluña la Venezuela de Europa, otros la Dinamarca del Mediterráneo”, ha advertido Vila en alusión al posible advenimiento de un tripartito de izquierdas.

Santi Vila considera normales las tensiones entre la nueva Convergència y ERC, y ha aludido a las relaciones "antinaturales" que se han establecido en esta legislatura, en referencia a la CUP. Asimismo, se ha referido a las amenazas de su compañero de filas, el diputado Lluís Llach, quien avisó de sanciones a funcionarios que no cumplan las leyes de desconexión. "Estamos en la recta final del procés y hay que ser consecuente", ha afirmado.