Menú Buscar
Rivera se dirige a Montoro durante el debate en el Congreso sobre el cupo vasco / EFE

El Congreso rechaza la moción del PDeCAT para retirar el 155 de Cataluña

Los grupos políticos salvo los partidos nacionalistas y Unidos Podemos votan en contra de la propuesta

6 min

Justo cuando se cumple un mes de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, el Congreso ha rechazado la moción de PDeCAT para retirar la medida. Solo los partidos nacionalistas y Unidos Podemos han apoyado la propuesta, que reclamaba derogar todos los decretos de "suspensión de la autonomía de Cataluña" derivados de la aplicación de dicho artículo. Se votará el jueves.

La inmensa mayoría del Congreso ya ha mostrado su rechazo frontal al texto y ha pedido a los independentistas que "pidan perdón" a los catalanes. Por el contrario, la iniciativa del PDeCAT solo ha tenido el apoyo de ERC, el PNV y de Unidos Podemos, los mismos partidos que votaron en contra de la aprobación del 155 en el Senado.

Tardà y el fascismo

En defensa de la moción, el diputado del PDeCAT Jordi Xuclà ha acusado al "club del 155" de haber abolido las instituciones catalanas y ha pedido apoyo para el "restablecimiento" del Gobierno de la Generalitat presidido por su compañero de partido Carles Puigdemont. Además, ha reclamado que se respete el resultado del 21D.

Muy duro, el portavoz de ERC, Joan Tardà, ha acusado a los partidos constitucionalistas de no sonrojarse con el "grito fascista" del "a por ellos" y que ha acabado con un "gobierno democrático en la cárcel" y un "gobierno democrático en el exilio". Ha arremetido fuertemente contra el PSOE sin cuya "complicidad", ha dicho, no habría sido posible "la supresión de la autonomía catalana y los encarcelamientos": "Nunca nos hubiéramos imaginado que serían más fachas que ellos".

Fuga de empresas

Unidos Podemos también ha dado su apoyo a la moción y coincide con el PDeCAT en la falta de independencia judicial en el proceso independentista. Jaume Moya se ha mostrado partidario de la derogación de los preceptos del 155 y de la recuperación del "gobierno legítimo de Cataluña" con el deseo de que se recupere un "Estado democrático y de derecho" y no "despótico".

En el otro extremo, la diputada del PP Alicia Sánchez-Camacho ha pedido a los independentistas que pidan perdón a todos los catalanes por dividir a las familias y a la propia sociedad con una independencia imposible. Ha criticado que el PDeCAT hable de respeto a los derechos políticos cuando "pisoteó" los derechos de los parlamentarios catalanes. Y ha recordado que de todas las empresas del Ibex 35 con sede en Cataluña solo queda una en la comunidad, al tiempo que sube el paro y baja el consumo. La aplicación del artículo 155 ha permitido que la Administración catalana se haya puesto de nuevo a trabajar y haya dejado de destinar dinero para las embajadas independentistas.

Daño profundo

Desde el PSOE, Mercè Perea, ha comenzado su intervención felicitándose de que ERC les llame "fachas" por apoyar el 155: "Me acaba de elogiar llamándome facha, a Serrat también le llamaron facha", ha dicho entre los aplausos de la bancada socialista. Perea ha acusado al PDeCAT de presentar esta moción como un ejercicio de "regate corto" con la única intención de buscar una fractura en el PSC. "¿Ustedes se creen que el PSC se va a amedrentar?", se ha preguntado la diputada socialista, que ha lamentado el "daño profundo" que los independentistas han causado en Cataluña. Tras dejar claro que después de las elecciones los efectos del 155 quedarán automáticamente abolidos, ha alertado al PDeCAT de que serán "barridos" por ERC en los comicios.

También muy contundente, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha acusado a los independentistas de haber dado "un golpe a la democracia" que está saliendo "muy caro" a los catalanes con fuga de empresas, caída del consumo y del turismo y subida del paro. "Gracias señores de ERC y de Convergencia", ha criticado. Para el diputado de Cs, los independentistas deberían "pedir perdón" a los catalanes pero en su lugar tienen la "desfachatez" de intentar dar "lecciones de constitucionalismo" y de respeto a la ley y pretenden que el Estado "se arrodille" y no aplique el 155. Frente a ello, se ha mostrado convencido de que el próximo 21 de diciembre los catalanes les sacarán del Gobierno. "Vamos a ponerles en el rincón de pensar de la democracia que es la oposición", ha vaticinado.