Menú Buscar
Captura de pantalla 2019 10 27 a las 7.31.26

Condenado el hombre que lanzó una silla a un guardia civil el 1-O

El vecino de Sant Joan de Vilatorrada cumplirá una pena de nueve meses, aunque no ingresará en prisión, y pagará una multa de unos 360 euros

27.10.2019 08:10 h.
3 min

Tiene 42 años y, según sus vecinos, es un hombre tranquilo. El titular del juzgado penal número 1 de Manresa ha considerado, sin embargo, que el sujeto que lanzó una silla a un guardia civil en un instituto en el que se había habilitado un colegio electoral el 1 de octubre de 2017 ha cometido un delito de atentado contra la autoridad y otro de lesiones leves.

En consecuencia, el magistrado le impone una condena de nueve meses de prisión, una multa de dos euros diarios durante seis meses y al pago de las costas del juicio. Así lo detalla la sentencia emitida y que ha adelantado el rotativo comarcal Regió7.

Pacto judicial

La sentencia es fruto de un acuerdo entre las partes. Es decir, que se ha negociado de manera previa entre la defensa y la acusación y ha sido después ratificada por el juez. La entrada en un centro penitenciario ha sido suspendida a condición de que el condenado no cometa ningún otro delito durante dos años.

Como acredita el fallo judicial, el hombre lanzó una silla al agente a la entrada del instituto Quercus de Sant Joan de Vilatorrada. Fruto del impacto el guardia civil cayó al suelo tras recibir un impacto en las piernas. El guardia hubo de ser atendido en un hospital de Manresa de heridas en las piernas, el cuello y la muñeca. Tras recibir la atención sanitaria pasaron 14 días hasta que recibió el alta.

Detenido tres semanas después de la agresión

Las imágenes en las que se vio la agresión tuvieron gran repercusión mediática en la jornada del referéndum ilegal y a posteriori. El agente fue uno de los que declaró en el juicio del Tribunal Supremo donde explicó que recibió el impacto desde unos tres metros de distancia y que quedó un poco aturdido, pero sin perder el conocimiento en ningún momento.

 

 

Unas tres semanas después del hecho, el 25 de octubre de 2017, la Guardia Civil detuvo al individuo, que había reducido su presencia pública en la localidad del Bages. Tras su detención en Manresa fue trasladado al cuartel de Sant Andreu de la Barca y puesto a disposición judicial.