Menú Buscar
Pablo Iglesias (i), junto al líder de los comunes Xavier Domènech y los diputados de ERC Joan Tardà y Gabriel Rufián, en un acto electoral / EUROPA PRESS

Los comunes, a la espera de un gesto de ERC que aparque la bandera

El partido de Xavier Domènech, abierto a un pacto que solo puede pilotar Oriol Junqueras, recuerda que la suma de las izquierdas fue mayoritaria el 21D

4 min

El omnipresente proceso independentista ha hecho olvidar que otras fórmulas de gobierno son posibles. Pero exigen gestos de valentía que no todos los partidos están dispuestos a dar, principalmente por tacticismo. Ante el bloqueo generado por la investidura de Carles Puigdemont, los comunes han recuperado la idea de un posible acuerdo con ERC. “En la anterior legislatura ya demostramos nuestra predisposición. Y la respuesta que Xavier Domènech dio al aplazamiento de la investidura iba en ese sentido”, explican a Crónica Global fuentes de Catalunya en Comú.

Se refieren a la valoración positiva que Domènech hizo de la decisión de Roger Torrent (ERC), presidente del Parlament. “Todas las acciones que hagamos los catalanes y catalanas deben acercanos hacia una normalidad democrática, no más lejos”, dijo el líder parlamentario de los comunes. Y añadió: “queremos saludar la decisión de Torrent, porque es correcta y acertada. Ha sido una decisión sólida tras muchos días de confusión”.

La presión del mundo independentista

Sin embargo, estas fuentes precisan que es ERC la que debe dar un paso adelante y aparcar la independencia unilateral que, en la legislatura anterior, defendió junto a los convergentes. “Creemos que Oriol Junqueras podría liderar ese cambio de estrategia, pero ello le enfrentaría con el mundo secesionista”, añaden.

junqueras iglesias

Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, en una imagen de archivo

En efecto, Junts per Catalunya y ERC se resisten a dar marcha atrás en su desafío y luchan por demostrar qué partido tiene una más capacidad de aguante. Sin embargo, los mensajes de Puigdemont suenan a rendición, mientras que el empeño de Torrent en impulsar una investidura con garantías jurídicas y reclamar generosidad suponen un punto de inflexión en el seguidismo de sus socios efectuado hasta ahora.

Cambio de rumbo

Los comunes ven avances en ese sentido y están dispuestos a tender la mano a ERC si, como aseguran en privado, consideran prioritario rectificar el rumbo de colisión, ampliar su base social y plantear un independentismo menos identitario y más integrador. Algo de eso se habló en la cena que Junqueras mantuvo meses atrás con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en casa del empresario Jaume Roures.

resultados electorales

Resultados de las elecciones catalanas del 21 de diciembre

Con esas premisas, PSC podría entrar en la ecuación lo que, unido a una abstención de Ciudadanos y PP, ese nuevo tripartito tendría mayoría para gobernar.

“El independentismo carece de una amplia mayoría social. En cambio, a menudo se olvida que las fuerzas de la izquierda sí que obtuvieron en las elecciones del 21D un amplia mayoría, incluso si sumas a la CUP”, precisan los comunes, apelando así a un eje izquierda-derecha que el secesionismo ha intentado diluir.