Menú Buscar
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea / UE

Juncker deja en manos de los Estados decidir si quieren el horario de invierno o de verano

El presidente de la Comisión Europea intentará eliminar el cambio de hora en los 250 días que le quedan de mandato

3 min

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha anunciado este miércoles por la mañana que dejará en manos de los Estados Miembro determinar si dejan el horario de invierno o el de verano en sus respectivos países. “Deberán decidir en su subsidiaridad en qué horario viven sus ciudadanos”, ha explicado en el inicio del discurso sobre el Estado de la Unión, el último que realiza el político luxemburgués en su mandato.

El objetivo del colegio de comisarios actual es claro, “el cambio de hora se tiene que suprimir”, ha remarcado el presidente. Y lo intentarán aprobar en los escasos 250 días de mandato que quedan antes de las elecciones europeas de mayo.

Consulta ciudadana

La decisión de acabar con el cambio de los relojes ya fue refrendada por una consulta ciudadana en los 28. Movilizó sólo al 1% de la población, aunque se trata de la mayor movilización que se ha registrado nunca en la Comisión en las iniciativas que se ponen en marcha para sondear la opinión pública. 

Cabe tener en cuenta que la propuesta de Juncker afecta sólo a la decisión de eliminar el cambio de hora. Decidir a qué huso horario se referencia una población es una competencia que desde hace años está en manos de los Estados Miembro. Cuestión capital en el debate que se mantiene sobre los horarios en España, ya que aproximadamente la mitad de la Península no está coordinado con el solar.

Debate estatal

Juncker ha explicado en su discurso que ultimar los trámites burocráticos para suprimir el cambio de hora dos veces al año se intentará culminar lo antes posible. Con todo, será complejo que se aplique en el próximo año.

Incluso si el Parlamento europeo siguiera los preceptos del presidente de la Comisión y sacara adelante la iniciativa, implicará que los Estados abren sus propios debates internos. Se trata de una discusión con implicaciones médicas, sociales y laborales. Ya hay voces que piden que se mantenga con sosiego y con una visión global de lo que se gana o lo que se pierda en cualquier de los dos escenarios, quedarse con el horario de verano o con el de invierno.

Lo que ha quedado claro desde este miércoles en Estrasburgo, donde tiene lugar la sesión del Parlamento europeo, es que a medio plazo se acabará con el cambio de hora en el reloj.

Destacadas en Política