Menú Buscar
El consejero de Salud, Toni Comín (i), durante la visita a un ambulatorio catalán / EFE

Comín repesca el modelo de consorcios sanitarios de CDC

Salud maniobra para unificar cinco hospitales del Ebro; sindicatos y activistas presentarán una Marea Blanca en contra el 13 de mayo

02.05.2017 00:00 h.
6 min

El consejero catalán de Salud, Toni Comín, repescará el modelo de consorcios sanitarios de la antigua CDC. El departamento que dirige busca unificar cinco hospitales de la zona del Ebro bajo un solo paraguas. Sindicatos y activistas se oponen, y presentarán una Marea Blanca el 13 de mayo para denunciarlo.

La alerta se ha dado de forma gradual y ha pasado casi inadvertida en la agenda sanitaria catalana. El propio Comín lo avanzó el 2 de febrero, durante la inauguración del CAP Amposta.

El republicano defendió la integración de los cinco hospitales públicos de la zona bajo un mismo paraguas. "Aumentará la calidad asistencial, compartirán proyectos y se incrementará su capacidad de atención y sanación", defendió entonces.

Opacidad

Desde aquel anuncio, poco más ha trascendido. El delegado territorial del Gobierno catalán en la zona, Xavier Pallarés, confirmó los planes.

Una semana después del enigmático anuncio, los sindicatos Catac, CCOO, Metges de Catalunya, SATSE, UGT y USOC pidieron más información.

Ésta llegó con cuentagotas. En un Pleno municipal del Ayuntamiento de Tortosa (PDECat y ERC), hubo una pregunta al respecto, y el alcalde apenas aportó nuevos datos.

UGT ha pedido ante las cámaras del medio local Marfanta una red hospitalaria "pública y transparente en la zona".

¿Qué está pasando?

Fuentes consultadas en la zona han arrojado más luz. Salud plantea integrar los cinco hospitales de la región en un consorcio con personalidad jurídica propia.

Éstos serían el Hospital Verge de la Cinta (ICS) y Clínica Terres de l'Ebre; Hospital de la Santa Creu de Jesús; Móra d'Ebre y Comarcal d'Amposta, los cuatro últimos, gestionados por Sagessa.

Todas las fuentes indican que se trataría de una unión "con al menos un 51% de capital público", con una fórmula jurídica aún por definir. El calendario de fusión está parado, ya que Salud priorizó intervenir el Hospital Sant Joan de Reus, un problema más acuciante.

Detractores...

Con estos datos, el debate arrecia. Sindicatos de la zona cargan contra la fórmula y recuerdan que "los consorcios son la peor fórmula de gestión", ya que pueden dar pie a cambalaches en la contratación y la contabilidad.

"Ocurrió en el Consorcio Sanitario del Maresme, el Consorcio Sanitario Integral y en el Parc Taulí. Es una fórmula que abre la puerta a mover capital de un hospital a otro para tapar agujeros, como ocurrió en Reus", indican.

"En el capítulo de contratación, los consorcios pueden escapar al control de la Intervención General de la Generalitat comprando servicios o productos con el NIF de uno de los miembros. Es una fórmula perversa", agregan.

En el capítulo político, desde la parte social se afea a ERC que rescate un modelo "que defendió el exconsejero Boi Ruiz (CDC) y que los republicanos sólo avalan en privado".

...y partidarios

Por el contrario, los defensores del modelo recuerdan que la iniciativa "está aún muy verde, es sólo una idea".

Aun así, directivos del sector creen que la sanidad catalana "acabará constituida en consorcios públicos territoriales", ya que éstos maximizan su eficiencia económica.

"Mientras existan garantías, transparencia y control los consorcios son un modelo óptimo de gestión hospitalaria. Y tiene todo el sentido en una zona poco poblada com el Ebro", abundan.

"Sería 100% público"

La Consejería de Salud no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio. Tampoco lo han hecho Grupo Sagessa ni el Ayuntamiento de Amposta, que gobierna Adam Tomàs, de ERC, el mismo partido que el conseller.

Sí ha dado la cara Ferran Bel (PDECat), alcalde de Tortosa. "Es una idea planteada, pero que que debe trabajarse. En cualquier caso, sería una unión 100% pública", ha indicado, tratando de acallar a los miedos en torno a la idea.

Bel ha recordado que el ayuntamiento compró la Clínica Terres de l'Ebre --antigua Alianza-- en 2012 "y la publificó".

"El Ebro es una región con 180.000 habitantes, poca masa crítica. Una red hospitalaria pública es coherente. Además, con la intervención del Hospital de Reus, la empresa proveedora, Ginsa, cambiará el 31 de diciembre de este año. Tendremos que hallar una solución", ha remachado el edil.