Menú Buscar
Jaume Collboni, el segundo teniente de alcalde, y Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, con Ada Colau de fondo.

Collboni tendrá menos poder de lo anunciado en el consistorio de Colau

El pulso para repartir competencias entre Pisarello y el dirigente socialista termina en la creación de tres nuevas gerencias en el área económica

María Jesús Cañizares
4 min

La entrada del PSC en el equipo de gobierno municipal ha obligado a hacer cambios en la estructura ejecutiva. El equilibrio de poderes entre el partido recién llegado y BCN Comú no está resultando fácil y, según ha podido saber Crónica Global, de momento se ha saldado con un aumento de gerencias en el ámbito económico y la laminación de competencias en uno de los negociados más importantes que han asumido por los socialistas.

Como se sabe, las competencias en política económica quedan repartidas entre el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello (de BCN Comú, el partido de la alcaldesa Ada Colau), y el segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni (PSC). Y como ninguno de los dos quiere tener menos atribuciones que el otro, la solución adoptada ha sido incrementar el número de gerencias en el ámbito económico hasta cuatro, lo que, según fuentes de la oposición municipal, augura problemas de coordinación y, muy posiblemente, aumento del gasto. Tradicionalmente, en el área económica solo había un gerente.

Barcelona Activa

Por otro lado, el nombramiento de Sara Berbel como directora general de la empresa municipal BCN Activa atribuye al PSC un negociado muy importante, el de la promoción del empleo en Barcelona, pero las competencias atribuidas son inferiores a las de su predecesor, Albert de Gregorio, que ostentaba el cargo de consejero delegado, ahora eliminado. A diferencia de éste, Berbel deberá contar con la firma del presidente de BCN Activa, Gerardo Pisarello, para autorizar contratos superiores a 600.000 euros.

Fuentes municipales explican que, con la finalidad de reducir costes, el rango que se ha atribuido a Berbel es el de directora general, mientras que De Gregorio tenía más potestades por ser consejero delegado. Berbel, añaden, llevará ahora la dirección efectiva de la entidad y tendrá mayores atribuciones que la anterior directora, Susana Tintoré, protagonista de un controvertido despido en enero pasado.

Los límites

En efecto, podrá firmar contratos de hasta 600.000 euros. "Se trata de una limitación adecuada para disponer del presupuesto de la sociedad. El límite fijado facilita la operativa de BCN Activa", detallan. Por encima de esa cifra, confirman, "necesitará la firma del presidente" de la empresa pública, Gerardo Pisarello.

Durante el mandato de CiU, al frente de BCN Activa también había un consejero delegado, Jordi Joly, por lo que el nombramiento de Sara Berbel como directora general devuelve a esta empresa municipal la estructura utilizada durante los gobiernos socialistas.

Gerente sin retribución

Asimismo, Berbel será nombrada gerente sin retribución del ámbito de economía cooperativa, social y solidaria con la finalidad de mejorar la coordinación entre el ayuntamiento y BCN Activa en “políticas laborales y de desarrollo local”.

De Gregorio continúa como gerente de Empresa y Turismo, siendo el responsable de las direcciones de turismo y de promoción de la ciudad. Las mismas fuentes explican que en breve se creará una nueva gerencia retribuida para gestionar la segunda tenencia, en manos de Jaume Collboni, que podría ocupar el socialista Salvador Illa, exalcalde de La Roca.

A esta estructura hay que añadir el gerente de Presidencia y Economía de la primera tenencia de alcaldía, Jordi Ayala (BCN Comú). Todo ello eleva a cuatro el número de gerencias dirigidas por Pisarello y Collboni.