Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en la Fira d'Economia Solidària, en octubre de 2015.

Colau y sus aliados ganan apoyos para su proyecto de economía colaborativa

La red de municipios catalanes por la economía social se amplia hacia la izquierda tradicional, con aportaciones nacionalistas

Carles Bellsolà
4 min

El pasado mes de octubre, una quincena de ayuntamientos catalanes presentaron una "red de municipios por la economía social y solidaria". Se trataba fundamentalmente de consistorios gobernados o participados por listas de confluencia al estilo de la BComú de Ada Colau, o con presencia de la CUP, y con aportaciones puntuales de otras formaciones, especialmente socialistas y de ERC. Unas aportaciones que ahora crecen, diversificando la alianza, y ampliandola notablemente hacia la izquierda tradicional y al nacionalismo.

Un total de 34 ciudades catalanas, especialmente del área metropolitana de Barcelona, integran la Red de Municipios para la Economía Cooperativa, Social i Solidaria, según informó este martes el consistorio barcelonés. La red tiene como objetivo potenciar "nuevas maneras de producir y consumir basadas en el cooperativismo". Pero no sólo las tradicionales cooperativas, sino también iniciativas como grupos de consumo agroecológico, huertos comunitarios, proyectos de comercio y turismo justo, de finanzas éticas, bancos de tiempo, monedas sociales e incluso grupos de crianza compartida, según el manifiesto fundacional del proyecto.

El peso de Colau y aliados

La iniciativa se lanzó en su día con un apoyo relativamente transversal dentro del ámbito de la izquierda, con el centro de gravedad decantado hacia las listas en común. Lo integraron en un primer momento una mayoría ayuntamientos con la izquierda alternativa gobernando en solitario (Barcelona), o formando parte del equipo de gobierno: Badalona, Sabadell, Terrassa, Cerdanyola o incluso El Prat (con ICV, con apoyo socialista).

La excepción notable, entre los primeros impulsores, fue Santa Coloma de Gramenet, donde gobierna con mayoría absoluta la socialista Núria Parlon. Pero otros correligionarios suyos han seguido ahora sus pasos.

Es el caso de los consistorios de Cornellà de Llobregat (con el histórico del PSC Antonio Balmon en su cuarto mandato), Badia del Vallés, Sant Boi de Llobregat y Viladecans (dos ciudades en las que el PSC gobierna con el apoyo de ICV), o incluso Mataró, donde los socialistas cuentan con el concurso de CiU

Aportaciones nacionalistas

Esta no es la única aportación convergente a la iniciativa. También se han integrado Vilafranca del Penedès, donde gobierna CiU con ayuda socialista, o Sant Cugat del Vallés, un histórico feudo de CDC.

Por parte de ERC, destacan las nuevas inclusiones de Manlleu y, sobre todo, Sant Vicenç dels Horts, hasta hace poco con el líder máximo del partido, Oriol Junqueras, como alcalde.

Los miembros de la red

Además de Barcelona, la iniciativa la integran los ayuntamientos de Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Sabadell, Terrassa,El Prat de Llobregat, Viladecans, Cerdanyola del Vallès, Manlleu, Cardedeu, Vallirana, Arbúcies, Celrà, Santa Margarida i els Monjos, Mieres, Navàs y Viladamat, todos ellos parte del grupo inicial de octubre.

Desde entonces se han añadido los municipios de Arbúcies, Arenys de Mar, Argentona, Badia del Vallès, Canet de Mar, Celrà, Collbató, Cornellà de Llobregat, La Bisbal d’Empordà, Manlleu, Mataró, Palau-Solità i Plegamans, Palafrugell, Roquetes, Sant Boi de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Feliu de Guíxols, Sant Vicenç dels Horts, Santa Perpètua de Mogoda, Viladecans i Vilafranca del Penedès.