Menú Buscar
Ada Colau en la entrevista en Espejo público esta mañana / CG

Colau niega que haya violencia en Cataluña y defiende a los CDR

La alcaldesa de Barcelona sólo ve "algún incidente aislado" y define como "pacíficas y lógicas" las protestas de los radicales

3 min

Ada Colau ha negado que existan episodios violentos en Cataluña y ha amparado, al menos dialécticamente, las acciones de los Comités de Defensa de la República (CDR). La alcaldesa de Barcelona ha manifestado hoy martes, 3 de abril, que considera que sólo se ha producido algún "incidente aislado". Ha definido las protestas de esta red radical como "pacíficas" y "lógicas" en un escenario de "judicialización".

En una entrevista en Antena 3, la primera edil ha afirmado que en Barcelona y en el resto de la región "no hay violencia" sino "algún incidente aislado". En referencia a las actuaciones violentas de los CDR, la munícipe ha rechazado la investigación que iniciará la fiscalía de la Audiencia Nacional por presunta rebelión, malversación de fondos y otros delitos contra el orden público contra este colectivo independentista.

"Protestas pacíficas"

Pese al atentado con un artefacto explosivo en un concesionario de Mercedes Benz el domingo en Barcelona, Ada Colau ha rechazado que los actos vandálicos y agresivos sean la norma en la ciudad. "Hay que mirar la causa de las protestas, que hasta ahora han sido pacíficas", ha argumentado la primera edil. Ha rechazado "crear alarma social con algo que hasta ahora, aún no ha sucedido".

Asimismo, la alcaldesa de BComú ha señalado que "ha habido algún incidente aislado como ha pasado en muchas otras protestas a lo largo de la historia de la democracia, pero no es verdad que haya violencia en las calles".

"Autoboicot"

En relación a las actuaciones intimidatorias de los CDR, como los ataques a las autopistas de peaje en Cataluña, Colau ha indicado que no comparte esa estrategia porque "para defender los intereses de Cataluña, dañar su imagen y no facilitar su funcionamiento" es "autoboicot". Según ella, no afecta sólo al turismo, "sino también al día a día de su gente y a la economía".

"No entiendo políticamente cuál es la estrategia y no lo comparto en absoluto, soy muy crítica; pero no hablo de violencia porque en las calles de Barcelona y Cataluña no hay violencia", ha remachado.