Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en un acto oficial esta semana / EP

Colau se victimiza y acusa a Vox de una estrategia de acoso contra Podemos

La alcaldesa de Barcelona considera que el partido de Abascal ha puesto en marcha una campaña contra Iglesias

3 min

Una estrategia dirigida contra Podemos, al margen de lo que pueda suponer para el resto de fuerzas políticas. Así entiende la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la vuelta de tuerca de Vox en la campaña en las elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid, con ataques de su candidata, Rocío Monasterio, a Pablo Iglesias. Colau ha señalado en su intervención en el consejo nacional de los Comuns, que hay “una estrategia de acoso y violencia de la extrema derecha” contra “Unidas Podemos”.

La actitud de Rocío Monasterio, que pidió en un debate en la Cadena Ser que Pablo Iglesias se marchara del estudio, porque “nadie lo quiere en España”, tras negarse a condenar la carta amenazadora que ha recibido el líder de Podemos, --con una bala en el sobre—ha provocado un terremoto en la política madrileña y en el conjunto de la política española. Colau ha hecho suyo el debate, al entender que se busca, únicamente, destruir a la izquierda alternativa.

Contra las caras "más visibles"

"No son opiniones políticas. Cuando se incita al odio y a la violencia, es fascismo. Por eso, es necesario que no haya ni una normalización más de esta estrategia fascista. Exigimos a los poderes del Estado que actúen de una vez con contundencia y agilidad", ha exigido la alcaldesa, en un acto de los Comuns.

El hecho es que el cruce de descalificaciones, por distintos motivos, entre Vox y Unidas Podemos ha contaminado al resto de formaciones políticas. Monasterio rechazó condenar esas amenazas a Iglesias, que también recibió el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. Y la candidata del PP en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, evitó una condena ante esa actitud de Monasterio, que sí que hizo el presidente del PP, Pablo Casado.

Para Colau, en todo caso, se trata de una “estrategia” cuyo objetivo “han sido las caras más visibles” de Unidas Podemos, en referencia a Iglesias, y, de rebote, a los Comuns, el referente de Unidas Podemos en Cataluña.