Menú Buscar
El cerco al Parlament de 2011 y el consejo de la AMB de este martes.

Colau se lava las manos con los condenados por el cerco al Parlament

Barcelona en Comú vota contra admitir a trámite una moción de la CUP de apoyo a los activistas del 15M

Carles Bellsolà
4 min

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, acaba de anunciar su propósito de crear una nueva formación de izquierda de ámbito catalán, en la que ha llamado a participar a la CUP y a los sectores "más catalanistas" del PSC. Y sólo un día después de su anuncio, ha contribuido a rechazar una iniciativa de los cupaires, en un ámbito especialmente sensible para el partido anticapitalista. Y para el movimiento de los indignados de que se nutrieron en parte los partidos en común, como la propia BComú de Colau o sus socios de Podemos.

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que preside Colau, rechazó este martes admitir a trámite una moción de la CUP de apoyo a los activistas condenados por el cerco al Parlament de junio de 2011. La moción ha sido inadmitida con el voto de todos los grupos del Consejo de la institución salvo la CUP. Incluyendo al de la Entesa, que integra a los concejales de ICV y de BComú. Algo que han destacado especialmente desde la CUP, que ha resaltado que "los encargados" de rechazar la moción han sido la propia Colau, como presidenta de la institución, y el socialista Antonio Balmón, como presidente ejecutivo.

Excede las competencias

El argumento para rechazar la moción cupaire ha sido que esta excede las competencias del AMB. No obstante esto, la institución ha aprobado recientemente otras iniciativas que van más allá del ámbito metropolitano de Barcelona. En noviembre, aprobó una declaración contra el cambio climático, coincidiendo con la cumbre internacional que se celebró entonces en París. Un mes antes, la institución votó adherirse a un manifiesto que pedía derogar el decreto de autoconsumo eléctrico promulgado por el Gobierno.

La decisión de BComú de desentenderse de los condenados por el cerco al Parlament puede interpretarse también a partir de otras claves. El plan de Colau para asaltar la Generalitat –a través del nuevo partido que anunció el lunes– no parece compatible con alinearse con los aspectos más discutidos de la izquierda radical. Y sí, en cambio, con un cierto movimiento hacia el centro.

BComú, en minoría

A la vez, hay que recordar que Colau es presidenta del AMB en cuanto que alcaldesa de Barcelona, pero BComú no controla el Consejo Metropolitano, en el que cuenta con sólo 18 de sus 90 representantes. Y la formación de Colau necesita mucho más que a la CUP a los socialistas, la formación con más peso en la entidad, con 33 alcaldes y concejales.

El cerco al Parlament tuvo lugar en junio de 2011, durante el pleno de los presupuestos de la Generalitat. Activistas del movimiento de los indignados rodearon la Cámara, en protesta por la política de recortes del Ejecutivo de CiU. El Tribunal Supremo condenó en marzo del año pasado a ocho de los manifestantes a tres años de prisión por un delito contra las instituciones del Estado. La Audiencia Nacional suspendió su ingreso en prisión mientras el Gobierno resuelve su petición de indulto.