Menú Buscar
La estatua decapitada de Franco que el Ayuntamiento colocó en el Born, con la bandera gay / CG

Colau retirará la medalla del Ayuntamiento a Franco

La medida se votará en el Pleno del 25 de enero de 2019, aniversario de los 80 años de la entrada de las tropas rebeldes en la ciudad

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona mantiene la memoria histórica como una de sus prioridades y ha anunciado que iniciará el expediente de retirada de 7 medallas otorgadas por el Ayuntamiento franquista a entidades y personas relacionadas con la dictadura. Una de ellas es la Medalla conmemorativa de los XXV años de Paz, otorgada el año 1964 a Francisco Franco.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha explicado en una atención a los medios que esta medida se enmarca dentro de la política de recuperación de la memoria histórica de BComú, y de la lucha "contra la impunidad franquista".

"Es una vergüenza inadmisible como Ayuntamiento que se haya reconocido como tiempo de paz unos tiempos que fueron de represión y de falta de libertad", ha explicado Pisarello, que ha informado que está previsto que el expediente de revocación de las medallas se vote en el Pleno del 25 de enero de 2019, fecha que coincide con el aniversario de los 80 años de la entrada de las tropas franquistas en la ciudad, el 26 de enero de 1939.

Petición a Pedro Sánchez

Además de la medalla a Francisco Franco, el Ayuntamiento propone retirar las medallas de oro a diversos generales, como el ministro secretario general del Movimiento y general de la División Azul, Agustín Muñoz, así como a la Sección Femenina de Falange Española o al Tercio de Requetes de Nuestra Señora de Montserrat.

Pisarello ha apelado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que haga sus trabajos en esta materia, y en especial le ha pedido que se implique en la querella contra los crímenes franquistas en Argentina, que fue bloqueada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Asimismo, Pisarello ha anunciado que ante la noticia de que la Fundación Francisco Franco pretende abrir una sede en Barcelona, el Ayuntamiento estudiará todas las vías legales para impedirlo: "Le haremos la vida imposible a la Fundación", ha aseverado, y ha explicado que desde el Parlamento Europeo avalan esta acciones para fortalecer la democracia.