Menú Buscar

Colau retira el lazo amarillo del ayuntamiento

La alcaldesa de Barcelona acata la orden de la Junta Electoral, que le dio 12 horas para quitar los símbolos independentistas de la fachada del consistorio

El lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona / CG
14.03.2019 23:05 h.
3 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha retirado este jueves por la noche el lazo amarillo gigante que colgaba de la fachada del consistorio, después de la resolución de la Junta Electoral de la Zona de Barcelona que obligaba al gobierno municipal a retirarlo en un plazo de 12 horas.

Fuentes municipales han explicado que el ayuntamiento "quiere contribuir a generar un clima de debate electoral sereno y constructivo que se dé en el terreno de la política y no en el ámbito judicial".

Antes de las 12 horas establecidas

La Junta Electoral de Zona de Barcelona había ordenado este mismo jueves a la alcaldesa, Ada Colau, retirar el lazo amarillo de la fachada del consistorio, porque considera que este símbolo vulnera "flagrantemente la neutralidad del ayuntamiento" porque exteriorizan la ideología de determinados partidos y personas que concurren a las elecciones.

La resolución otorgaba doce horas al ayuntamiento para retirar la propaganda independentista, un plazo que finalmente ha cumplido.

Denuncia del PP

La resolución de la Junta se produjo como respuesta a la denuncia formulada por el presidente del grupo del PP y concejal, Alberto Fernández Díaz.

El líder de los populares en el consistorio señaló que el lazo amarillo que cuelga del ayuntamiento "ya era contrario a la obligada neutralidad de las instituciones públicas", pero ahora, "tras convocarse las elecciones generales, también es contrario a la Ley Electoral (LOREG)”.

La 'guerra de los lazos'

Esta situación coincide con la negativa del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a retirar los lazos amarillos colocados en el Palau de la Generalitat​ y otros edificios públicos autonómicos, a pesar de que así lo ha ordenado la Junta Electoral Central (JEC).

Por otra parte, un grupo de quitalazos --personas que se dedican a retirar de forma organizada la propaganda secesionista del espacio público-- retiró ayer por la fuerza el lazo amarillo del ayuntamiento de la capital catalana. Dos agentes de la Guardia Urbana trataron de impedir (sin éxito) la acción, aunque consiguieron recuperar la pancarta que había sido retirada y fue colgada de nuevo.

¿Quiere hacer un comentario?