Colau hincha el capítulo de personal y agrieta las cuentas

La alcaldesa de Barcelona gasta más que el año pasado en la plantilla municipal sin tener en cuenta que le quedan pagos futuros

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en una comparecencia pública en París / EFE
12.07.2018 00:00 h.
4 min

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hinchado el capítulo de personal y ha agrietado el presupuesto municipal. El descuadre en las cuentas del ayuntamiento de la ciudad se ha producido por una baja inesperada de ingresos (atribuible a la plusvalía y al Impuesto de Bienes Inmuebles, el IBI, entre otros) y al incremento de gasto. En este terreno el consistorio se ja dejado 5,6 millones más año a año, a la espera de consolidar aún más partidas. Ello obligará al ayuntamiento a recortar.

Tras la denuncia del PSC el lunes sobre el descuadre en el presupuesto municipal ejecutado de 2018, que revelaba una caída de ingresos de 147 millones de euros respecto a la recaudación impositiva prevista, ayer miércoles, 11 de junio, hablaron los sindicatos. Fuentes del personal municipal subrayaron que "no recuerdan un desbarajuste en las cuentas municipales de esta magnitud desde los Juegos Olímpicos de 1992". Lo que es más: avisaron de que el Ejecutivo local que dirige Colau se está quedando sin oxígeno por las partidas prometidas que debe consolidar.

Convenio, interinos e intereses legales

Así, si hasta mayo de 2018 el ayuntamiento había gastado un 3,90% más en personal (5,6 millones de euros), esta partida puede crecer aún más por otros motivos. "En primer lugar, por el nuevo convenio laboral. El ayuntamiento debe abonar lo que prometió a los 10.000 trabajadores. Desconocemos la cantidad global, pero es importante si se suman los incrementos salariales y resto de demandas que aceptaron de los sindicatos, como reducciones horarias o bajas de paternidad", indicaron voces de la representación de la plantilla.

Hay más. El equipo de gobierno de Ada Colau, con Gerardo Pisarello de número dos y al cargo de Economía, deberá convertir de eventuales a fijos a los interinos que tiene en plantilla. Aunque sea de forma gradual, ello acarreará un gasto. "No será muy importante, pero sí sumará al global", señalaron las mismas fuentes. Por último, los gestores municipales de Barcelona tendrán que rascarse el bolsillo y pagar 35 millones a la plantilla en virtud de los intereses legales adeudados a la plantilla, como avanzó este medio.

"No habrá recortes"

Fuentes municipales desmintieron que se vayan a producir recortes en inversión de 107 millones por mor del desvío presupuestario, como denunció ayer el grupo municipal que comanda Jaume Collboni.  Tildaron de "falsa" la caída del IBI, que no sería de 113 millones en negativo, sino que presentaría un incremento de cuatro millones. Admitieron no obstante que el documento de ajustes presupuestarios presentados por los socialistas "es del ayuntamiento", pero matizaron que la información que da "no es actual ni correcta" y que la proyección "está desfasada", pues se habría hecho de octubre a diciembre de 2017, en época de inestabilidad.

Se prevé pues según el equipo de gobierno de BComú un escenario "donde suben la mayoría de ingresos", incluidos el IBI, el ICIO y el IAE. Sí que proyecta el Ayuntamiento de Barcelona una bajada de la plusvalía municipal, que es un ingreso "muy volátil y sujeto al comportamiento del mercado inmobiliario". A este respecto, las mismas voces agregaron que la situación jurídica de este último gravamen es inestable tras la sentencia del Tribunal Supremo esta semana y que la perspectiva ha pasado de una caída del 40% a un repunte del 12% en la recaudación.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información