Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un apartamento en Barcelona anunciado en Airbnb / CG

Colau alarga la prohibición de alquilar habitaciones

El Ayuntamiento de Barcelona aplaza la regulación sobre habitaciones turísticas; los vecinos denuncian "inseguridad jurídica"

3 min

El gobierno municipal que pilota Ada Colau en Barcelona mantendrá un mes más la prohibición de alquilar habitaciones por menos de 31 días. El Ejecutivo local alargará el veto al homesharing, una medida que la asociación Veins i Anfitrions (ViA) critica por generar "inseguridad jurídica". 

El Ayuntamiento de Barcelona ha explicado hoy que la moratoria que prohíbe comunicar esta actividad seguirá vigente tras el 6 de agosto, cuando vence el año otorgado por la Generalitat de Cataluña para regular el sector. Con ello, los vecinos que comparten piso con turistas no lo podrán hacer legalmente. 

A la espera del Peuat

La decisión de alargar la prohibición de compartir piso tiene lugar en el marco de la tramitación del nuevo Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat), cuya aprobación inicial tuvo lugar en enero de este año. El nuevo Peuat --el antiguo lo tumbó el Tribunal Supremo-- recoge la prohibición del homesharing.  

El argumento que utiliza el ayuntamiento para ello es preservar "la función social de la vivienda" y "evitar la saturación de habitaciones turísticas". Si permitiera alquilar habitaciones, agrega el consistorio, se generarían "problemas de convivencia", disfunciones en el mercado de vivienda y se perjudicaría al comercio tradicional. 

ViA: "Inseguridad jurídica"

En una nota, Veins i Anfitrions (ViA) ha alertado de la "inseguridad jurídica" que provocará alargar la situación actual y aplazar la regulación municipal específica para este sector. Si sigue el veto al homesharing, "miles de huéspedes que pueden quedarse sin alojamiento durante agosto y septiembre" se sumirán en la incertidumbre. 

En el campo de los hogares, se teme una oleada de "multas y sanciones" que provoca una moratoria que aflora "falta de previsión, y aversión al turismo". A este respecto, ViA recuerda que alquilar habitaciones sueltas por menos de 31 días ayuda a obtener ingresos extra en una situación social convulsa por el impacto de la crisis sanitaria en la economía.