Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona / EP

Colau pierde “el control de la ciudad” tras el botellón de plaza España

La alcaldesa de Barcelona defiende la actuación municipal e insta al Govern a ordenar un refuerzo policial para la Mercè

4 min

Barcelona sufre una de las peores olas de vandalismo y pillaje en comercios familiares de los últimos años. Durante la segunda noche de las Fiestas de la Mercè, la capital catalana se ha convertido en el epicentro de múltiples botellones y destrozos, como el de la plaza España, donde se ha producido una batalla campal con más de 40.000 personas en la calle, que se saldó con múltiples heridos. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que “hay un problema de orden público” para evitar hablar de la actuación municipal, mientras ha sido acusada de “perder el control de la ciudad” esta madrugada.

ERC y JxCat, los dos partidos en el Govern, han lanzado fuertes críticas contra la edil de Barcelona En Comú, a la que han culpado de “permisividad proclamada”, lo que provocó un efecto llamada y casi se triplicó la asistencia a botellones entre la noche del jueves, con 15.000 personas, a la del viernes, con alrededor de 40.000. No obstante, el PSC ha cerrado filas junto a Colau y ha pedido un refuerzo policial a la Generalitat. PP, Cs y Barcelona pel Canvi (BxC), junto a otros agentes sociales han pedido explicaciones a la alcaldesa. La CUP guarda silencio.

Respuesta de “orden público”

El portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, ha considerado “muy grave la falta de previsión del gobierno municipal”. El postconvergente ha asegurado que durante la madrugada de este sábado se ha demostrado que el consistorio “está desbordado e incapaz de prevenir y actuar”. Por su parte, la presidenta del partido en la ciudad, Elsa Artadi, ha pedido que se acabe con la “negligencia” y la “inseguridad descontrolada por culpa de la incompetencia del gobierno Colau-Collboni”.

El otro partido en el Govern al que Colau ha pedido refuerzo policial, ERC, también ha pedido, junto con los de Puigdemont, “depurar responsabilidades” en el gobierno municipal. El portavoz republicano en el ayuntamiento, Jordi Coronas, ha aseverado que “la ciudad se nos escapa de las manos” y ha pedido a la alcaldesa “derecho al descanso y la paz, así como el deber del respeto a la ciudadanía”. Por su parte, PP, Cs y BxC han cargado con dureza contra la alcaldesa e incluso, como es el caso del portavoz popular, Óscar Ramírez, la han acusado de fomentar el "terrorismo callejero".

Defensa de Batlle

Es problema de orden público. Le hemos pedido al consejero de Interior --Joan Ignasi Elena (ERC)-- que haya un refuerzo para que no se vuelva a repetir lo que ha pasado esta noche”, ha explicado la alcaldesa esta mañana. En la misma línea de pedir actuar a los Mossos d’Esquadra, se ha posicionado el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, que ha condenado los disturbios, pero ha reafirmado que “sobrepasa las competencias de la Guardia Urbana de Barcelona”.

Durante la intervención policial en la avenida Maria Cristina de Barcelona fueron detenidas 23 personas y se investiga “una posible” agresión sexual, 43 heridos y 13 de ellos por arma blanca. Ante este panorama el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ha asegurado que Guardia Urbana --que fueron atacados por los asistentes al botellón-- y Mossos están planificando un dispositivo para evitar que los incidentes se vuelvan a producir esta noche. El edil seudosocialista ha evitado entrar en críticas al Govern o a su propia actuación. Colau y Batlle se encuentran en el punto de mira ante el crecimiento de esta espiral de violencia que comenzó tras el pregón de la Mercè de este jueves.