Menú Buscar
Semáforo en castellano en la plaza Alfonso Comín de Barcelona / PLATAFORMA PER LA LLENGUA

Colau cede ante la 'ONG del catalán' por un letrero en castellano: "Pondremos el recambio correcto"

El Ayuntamiento de Barcelona se postra ante la Plataforma per la Llengua después de que esta entidad denunciase que el cartel de un semáforo estaba en español

2 min

El Ayuntamiento de Barcelona se postra ante la independentista Plataforma per la Llengua. La autodenominada ONG del catalán denunció el miércoles la presencia de un letrero en castellano en uno de los semáforos de la ciudad y el consistorio dirigido por Ada Colau (BComú) respondió raudo que pronto colocará el recambio "correcto".

En palabras de la Plataforma per la Llengua, "el Ayuntamiento de Barcelona ignora el catalán en los nuevos semáforos de la ciudad". En las redes sociales, adjunta la imagen de la escena del delito, la plaza Alfonso Comín, y añade: "Alcaldesa Ada Colau, le exigimos que dé luz verde al catalán en las señales de tráfico de Barcelona".

Plataforma
Plataforma per la Llengua señala al Ayuntamiento de Barcelona por un cartel en castellano / TWITTER

El "recambio correcto"

Poco después, el mismo consistorio pidió disculpas y prometió que pronto lo arreglaría: "No se trata de los nuevos semáforos. Se instaló hace unos días por un accidente que rompió el anterior. Era urgente colocarlo por seguridad y el que utilizamos habitualmente no estaba disponible. Esta semana se coloca el recambio correcto".

Ayuntamiento Barcelona
Respuesta del Ayuntamiento de Barcelona a Plataforma per la Llengua / TWITTER

Con su presión y acoso al Ayuntamiento de Barcelona, la subvencionada ONG del catalán (ha recibido varios millones de euros de la Generalitat en los últimos años) escribe un nuevo capítulo en la persecución del castellano en Cataluña. En los últimos tiempos, ha sugerido que se elimine "el deber de saber castellano" en la comunidad autónoma, ha iniciado una campaña contra Disney+ para que incluya contenido en la lengua de Pompeu Fabra, y ha espiado a los niños en los recreos para controlar y modificar sus costumbres lingüísticas, entre otras maniobras.