Menú Buscar
Manteros vendiendo objetos en el Paseo Juan de Borbón de Barcelona ayer / CG

Colau arriesgó el pacto 'antimanteros' de Barcelona al exigir una foto

La alcaldesa de Barcelona contraprogramó el acto de la oposición e impuso un posado con los periodistas para el "acuerdo de ciudad" contra la venta ambulante

5 min

Ada Colau puso en riesgo el "pacto de ciudad" contra los manteros por querer figurar en una foto. La alcaldesa de Barcelona contraprogramó la firma del acuerdo entre la oposición municipal y la Plataforma de Afectados por el Top Manta ayer viernes, 22 de junio. Hubo más. Exigió un posado con los comerciantes ante los medios de comunicación y amenazó con anular la reunión si la imagen no se producía.

Según han explicado fuentes cercanas a la entente, que prevé un refuerzo policial en las calles contra la venta ambulante y acciones de reinserción de los vendedores, la alcaldesa puso todas las trabas que pudo. El principal obstáculo fue que citó a las 40 asociaciones de comerciantes, restauradores, artesanos y hosteleros que forman parte de la entidad paraguas tras saber que éstos se verían con la oposición. Los convocó por la mañana, con escaso margen antes de la reunión de la plataforma con el PDeCAT, Ciudadanos, ERC, PSC y PP. Ello dificultó en gran medida la labor de la prensa, que tuvo que acudir a toda prisa a ambas convocatorias.

Sin foto no hay reunión

Hubo más. El "acuerdo de ciudad" que anunció la alcaldesa peligró por una foto. La primera edil exigió a la Plataforma de Afectados por la venta callejera que debían comparecer conjuntamente ante los medios de comunicación. Una reunión a puerta cerrada no era suficiente. Según han señalado fuentes cercanas a las negociaciones, los empresarios aceptaron por una cuestión de responsabilidad. Ada Colau consiguió así lo que quería: una instantánea con la principal asociación de combate cívico y vecinal contra el auge de los manteros.

"Es un poco triste que Barcelona en Comú (BComú) citara inmediatamente a la Plataforma tras enterarse de que ésta se reuniría con la oposición. Es lamentable porque en tres años el Ayuntamiento ha hecho muy poco, o nada, contra el auge de la venta en la calle. Y es más cuestionable aún que la alcaldesa amague con anular la reunión si no hay una foto de ella con la prensa. Estamos hablando de un tema de ciudad con impacto sobre la economía de la misma", señalaron las voces conocedoras.

Discrepancias

De hecho, durante los dos actos que fraguaron el futuro acuerdo de ciudad contra los manteros trascendió la peculiar posición de BComú sobre el tema. La Plataforma no quiso entrar en cuestiones políticas y se congratuló de que los grupos municipales se movieran. Admitió no obstante que la alcaldesa tenía una posición "un tanto distinta" que PDeCAT, Ciudadanos, ERC, PSC y el PP sobre el problema. De hecho, estos cinco grupos, que suman 27 concejales de 41, firmaron el requerimiento de la amplia plataforma de comerciantes al Ayuntamiento sin tocar una coma. Colau, por su parte, hilvanó un discurso distinto. Cargó contra la Generalitat y Gobierno y culpó a la "racista ley de Extranjería" y a la falta de Mossos d'Esquadra de la proliferación de vendedores con manta en la ciudad.

Cualquiera que fueran los caprichos de la primera edil, el pacto de ciudad saldrá adelante. Se debatirá en el pleno municipal de la próxima semana, y se espera un amplio consenso en torno al mismo salvo por la CUP, que en este campo tiene un discurso muy alejado del mayoritario. La gran entente de combate contra la venta ambulante llegará después de que el número de vendedores en Barcelona se haya multiplicado por cuatro en tres años (de 500 a unos 2.000) y tras dos peleas de vendedores en la Barceloneta y Port Vell por el control del negocio.