Menú Buscar
El pleno del Ayuntamiento de Barcelona celebrado para aprobar las ordenanzas fiscales / EP

Colau logra aprobar las ordenanzas fiscales con el apoyo de la izquierda

El IBI sólo aumentará para las viviendas con un valor catastral superior a los 300.000 euros, el 98% del parque barcelonés

4 min

Gracias al apoyo del PSC, ERC y la CUP, Barcelona en Comú y Ada Colau han podido aprobar hoy las ordenanzas fiscales para 2016, que han contado con la oposición de CiU, C’s y PP.

El texto aprobado incluye la congelación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) al 98% de los barceloneses, por lo que la alcaldesa ha agradecido "el trabajo y las aportaciones de los que han hecho posible evitar la subida generalizada del IBI".

Por debajo de los 300.000 euros

Las ordenanzas --que se han acordado en el último pleno en el que podía aprobarse, ya que deben entrar en vigor el 1 de enero-- congelan el IBI a las viviendas con un valor catastral de hasta 300.000 euros --que representan el 98% del parque -- y lo suben al 2% restante con un valor catastral superior, que equivale a un valor de mercado de alrededor de 600.000 euros, una medida introducida por los socialistas.

Las ordenanzas --que actualizan las de 2012-- también prevén deducciones en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) en el caso en que se incremente el número de trabajadores fijos, y que las pequeñas empresas que no pagan IAE tengan excepciones del IBI si hacen contrataciones estables.

Críticas de ERC 

Alfred Bosch, de ERC, ha resaltado que, pese a que la propuesta inicial del Gobierno de Ada Colau era "una fotocopia de las ordenanzas fiscales anteriores" --aprobadas en el mandato anterior de CiU--, las alegaciones y propuestas incorporadas han contribuido a elaborar unas buenas ordenanzas, según él.

La socialista Montserrat Ballarín ha celebrado que se hayan aprobado las ordenanzas aunque haya sido "por los pelos dentro de tiempo", porque ha dicho que la prórroga de las anteriores hubiese provocado una subida del IBI a todos los barceloneses, mientras que las aprobadas permiten su progresividad.

Maria José Lecha (CUP) ha pedido más progresividad en este impuesto y ha apoyado las ordenanzas pese a considerar que no representan un gran avance, tras lo que ha lamentado el hecho "anacrónico e injusto" de que la Iglesia esté exenta de pagar el IBI, algo que ha pedido cambiar o desobedecer.

"Ni progresistas, ni de izquierdas"

La concejal de CiU y exteniente de alcalde de Economía Sònia Recasens ha criticado que las ordenanzas se han aprobado "en el último minuto de la partida y con los votos del tripartito", y ha avisado de que no son ni progresistas ni de izquierdas ni transparentes.

La líder municipal de C's, Carina Mejías, cree que son fruto de la improvisación y que han dejado pasar la oportunidad de avanzar hacia una mejor fiscalidad, tras lo que ha alertado de que la subida del IBI a los valores catastrales a partir de 300.000 euros puede perjudicar a los ciudadanos cuyos inmuebles no se correspondan con su renta.

El presidente del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, ha criticado que las ordenanzas provocan que Barcelona tenga las tasas e impuestos más elevados de España, y que la ciudad es una gigantesca zona azul pintada de verde: "Taxalona continúa", ha aseverado.