Menú Buscar
Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde; la alcaldesa Ada Colau y el concejal de Turismo, Agustí Colom, de izquierda a derecha / EUROPA PRESS

Colau intenta ahora municipalizar el turismo

Detrás de la dimisión de Carnes como director de Turisme de Barcelona hay un intento de descapitalizar este consorcio a favor del Consell de Turisme i Ciutat

09.02.2018 00:00 h.
4 min

El empeño de la alcaldesa Ada Colau por municipalizar servicios como el suministro de agua o cementerios se ha hecho extensivo al turismo. Y ese es precisamente el trasfondo que hay en la dimisión del hasta ahora director de Turisme de Barcelona, Jordi William Carnes, quien, según una auditoría, habría utilizado indebidamente las tarjetas de crédito en este consorcio, participado por el ayuntamiento, Cambra de Comerç y la Fundació Barcelona Promoció.

“Desde que los comunes entraron en el consistorio han intentado ahogar Turisme de Barcelona. Sus aportaciones se han ido reduciendo y son desviadas a Barcelona Activa”, explican a Crónica Global fuentes de la oposición municipal.

Dos modelos de gestión enfrentados

El objetivo es potenciar el Consell de Turisme i Ciutat, creado en julio de 2015 –Colau había tomado posesión pocas semanas antes— y que está formado por expertos, asociaciones, entidades de distrito, representantes técnicos del ayuntamiento y grupos municipales. “La idea de los comunes es ir quitando contenido a Turisme de Barcelona y dotar de competencias a ese Consell”, añaden las mismas fuentes.

Dicho de otra manera, frente al modelo público-privado del consorcio, los comunes quieren imponer una gestión exclusivamente pública de un sector que han prometido reordenar, pero sin que todavía se conozcan los detalles.

Turismofobia y luchas internas

El rechazo de BCN Comú a la masificación turística y lo que Colau denominó “presión especulativa” transcurrió en paralelo al auge de una turismofobia muy perjudicial para la imagen de la ciudad. El odio al visitante, azuzado por colectivos antisistema –el famoso asalto de encapuchados a un bus turístic del verano pasado-- se le fue de las manos al gobierno municipal, que prefirió aplazar el debate sobre el modelo turístico. Ahora intenta retomarlo, a riesgo de intensificar la rivalidad entre el concejal de Empleo, Empresa y Turismo, Agustí Colom, y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. Fueron varias las ocasiones en las que Colom se desahogó con los socialistas cuando éstos entraron en el gobierno municipal debido a las continuas trabas impuestas por Pisarello en los proyectos turísticos de la ciudad. Tal como publicó Crónica Global, el sector Pisarello estaría detrás de la filtración del informe de Turisme de Barcelona que forzó el cese de su director.

"El tiempo le dará la razón"

Ambos ediles ejemplifican la pugna entre ICV, que acumuló experiencia en los sucesivos gobiernos del PSC, y los comunes, que nunca aceptaron a Jordi William Carnes –exdiputado socialista en el Parlament, exconseller de Agricultura (2006) y primer teniente de alcalde de Barcelona de 2007 a 2011--. El entorno de Carnes asegura a este medio que el dimisionario está muy tranquilo: “Está seguro que el tiempo le dará la razón y tiene varias ofertas”. Reiteran que hace años que quería emprender un nuevo proyecto profesional, pero que Joan Gaspart, presidente de Barcelona Turisme, le convenció para que se quedara.