Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Collboni, primer teniente de alcalde de Barcelona, con la primera edil Ada Colau / EP

El entorno de Colau insulta a Collboni por El Prat

Los comunes, en precampaña, cargan contra el primer teniente de alcalde por la ampliación del aeropuerto de Barcelona

3 min

Los comunes, al ataque. El entorno de Ada Colau ha criticado e incluso insultado a Jaume Collboni por la ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. Las exconcejales Gala Pin y Laia Ortiz han arremetido contra el líder del socio de gobierno de BComú en el ayuntamiento, en mensajes con claro acento preelectoral, pues las elecciones municipales son en 2023 y los partidos preparan su maquinaria. 

Ha abierto el fuego Gala Pin, exconcejal de Participación y Ciutat Vella por BComú, que ha opinado que "definitivamente, es [Collboni] tonto de remate y vive en el año 1995. Qué cruz". 

Pide un "divorcio" con los socialistas

A renglón seguido, Pin ha agregado que "yo lo único que pido es que nos toquen políticos inteligentes, porfa. Incluso cuando son adversarios. O sobre todo, cuando lo son. Que los políticos huecos son una cruz insoportable y peligrosa". La exedil de BComú ha subrayado que "nadie celebraría más que yo un divorcio con el espacio de los socialistas #sorpresa". 

Más comedida pero igualmente crítica, Laia Ortiz, exteniente de alcalde de Derechos Sociales, ha invitado a Collboni a "pasear por el aeropuerto y mirar cómo se han perdido puestos de trabajo e incrementado la precariedad en los últimos años". Según Ortiz, que estuvo en el gobierno con el socialista el pasado mandato, se impone "diversificar la economía, apostar por el empleo digno y estable --subiendo el SMI-- y nuevos sectores económicos. No nos vale el modelo de los 90". 

Comunes, a contra, PSC, a favor

Los virtuperios de Gala Pin y la crítica de Laia Ortiz ahondan las diferencias entre BComú y el PSC por el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat de Barcelona. Los comunes son contrarios al proyecto, mientras que los socialistas lo han bendecido y abrazado como tractor económico. 

Las opiniones dispares son el último desencuentro del Ejecutivo local que lideran Colau y Collboni. Antes, los partidos de los dos electos han chocado por asuntos como las remunicipalizaciones, la propuesta de construir una subsede del Museo Hermitage en el Puerto de Barcelona, la elección del Síndic de Barcelona, los Juegos de Invierno Barcelona-Pirineus de 2030 o las políticas de movilidad.