Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

Colau gastará casi medio millón en consultar a los vecinos su plan estratégico para BCN

El Ayuntamiento contratará a empresas externas la organización de las reuniones para el proceso participativo del Plan de Actuación Municipal

Carles Bellsolà
4 min

El Ayuntamiento de Barcelona gastará al menos 450.000 euros en el "proceso participativo" previo a la elaboración del Programa de Actuación Municipal (PAM) 2016-2019, el gran plan estratégico del mandato de Ada Colau. Un gasto que podría aumentar aun, ya que este presupuesto se refiere sólo a una parte del proceso de consultas anunciado por el equipo de Ada Colau. Y que se realizará, al menos en parte, mediante empresas externas al Ayuntamiento. El Ayuntamiento considera necesario este gasto: "Si nos creemos realmente la participación, tenemos que destinarle recursos", argumenta.

El consistorio ha abierto la licitación para contratar los servicios externos para el "diseño", "organización" y "dinamización" de los debates vecinales previos a la elaboración del PAM 2016-2019. La licitación tiene un presupuesto base de 499.536,40 euros, y el consistorio calcula un valor base de adjudicación de 454.000 euros.

Debates de entre 10 y 25 personas

Este gasto está presupuestado para una parte del "proceso participativo": los debates territoriales y sectoriales con los que el gobierno municipal pretende recoger "el máximo número de aportaciones, sugerencias y propuestas" para que sean incluidas en el PAM.

El pliego de la licitación, dividido en lotes, precisa que los adjudicatarios deben "diseñar" –junto a los técnicos municipales– y organizar "un máximo" de unos 1.200 debates de entre 10 y 25 personas –unos 100 para cada distrito, además de otros actos para toda Barcelona–, así como elaborar resúmenes e informes de estas sesiones, además de otras tareas relacionadas.

El texto final lo deciden los partidos

De estos debates deben salir propuestas para el PAM. Pero nada garantiza que se incluyan en el texto final. Entre otras cosas, porque este deberá negociarse con todos los grupos del consistorio, en el que Barcelona en Comú gobierna en minoría, con sólo 11 de los 41 concejales del pleno municipal.

Este casi medio millón de euros puede no ser el único gasto del "proceso participativo". El gobierno municipal anunció en su día que, tras los debates en los barrios, se implementará una plataforma digital para recoger otras aportaciones ciudadanas, no incluida en esta licitación.

El Ayuntamiento defiende el gasto

El equipo de gobierno defiende este gasto. Apunta que "no es una novedad" contratar empresas externas para dar apoyo a los "procesos participativos" del Plan de Actuación Municipal y de los planes de los distritos, y que "ya se había hecho en mandatos anteriores".

El consistorio señala igualmente que el precio de licitación es "adecuado" para las tareas programadas, que califica de "trabajo muy exhaustivo". También precisa que las empresas que obtengan el contrato cobrarán "en función de los debates que acabe realizando". También indica que cada adjudicatario sólo puede obtener un máximo de tres de los 15 lotes en que se divide la licitación, con el objetivo de "promover una mayor distribución del contrato", y que las condiciones del mismo facilitan que se presenten pequeñas y medianas empresas.

El argumento principal del Ayuntamiento, finalmente, es que el gasto es necesario. "Si nos creemos realmente la participación, le hemos de destinar recursos", afirma. Y señala que un proceso "del alcance que queremos que tenga este" no puede llevarse a cabo con la decena de efectivos de que dispone el área de participación, que también deben llevar a cabo otras tareas.