Menú Buscar
Dos inspectores de pisos turísticos del Ayuntamiento de Barcelona, en la calle / CG

Colau ha cerrado 4.900 pisos turísticos desde 2016

La intervención del Ayuntamiento de Barcelona ha permitido recuperar 1.171 viviendas para el parque residencial de la ciudad

02.03.2019 16:05 h.
4 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha cerrado desde 2016 un total de 4.900 pisos turísticos, lo que ha permitido que la ciudad recupere un total de 1.171 viviendas para el parque residencial. La ofensiva contra estos pisos ilegales es uno de los caballos de batalla de la alcaldesa Ada Colau.

Desde la puesta en marcha del plan de choque contra las viviendas de uso turístico que operan sin licencia, en julio de 2016, el Ayuntamiento ha reducido prácticamente a cero la oferta de anuncios sin número de licencia a las plataformas, y se ha cerrado un número considerable de pisos.

Pintada contra los pisos turísticos en un banco

Pintada contra los pisos turísticos en un banco

"La aplicación de las sanciones previstas por la ley, el aumento del equipo de inspección y detección y el uso de herramientas tecnológicas han contribuido al descenso de una actividad que había proliferado de manera descontrolada y en la que había que poner orden", ha informado el Consistorio en un comunicado.

Publicidad a través de Internet

También ha sido clave "el trabajo conjunto del Gobierno municipal con las plataformas web para adecuar su oferta a la normativa". Uno de los principales frentes en los que se ha actuado es en la publicidad a través de Internet, donde las plataformas deben obligar a que cada anuncio contenga el número de Registro de Turismo de Cataluña (RTC), tal como lo establece la ley catalana. Así, al cierre de 2018 sólo constaban 272 anuncios sin número de licencia obligatorio, un decremento del 95% respecto a los 5.875 de finales de 2016.  En total, se han analizado 17.000 domicilios anunciados de140 webs diferentes.

En cuanto al cierre efectivo de pisos, desde el 1 de enero de 2016 hasta 31 de diciembre de 2018 se ha ordenado el cese de 4.900 pisos ilegales. De estos, el Ayuntamiento ha comprobado que dos de cada tres --un 62- - ya han dejado de operar. Y continúan avanzando los procedimientos
para garantizar el cierre del resto de pisos que han recibido órdenes de cese.

Sanciones

Cuando se tiene constancia de que un piso ha dejado de actuar de forma voluntaria, el Ayuntamiento lo incluye en un programa de recomprobación para asegurar del todo que no vuelve a operar ilegalmente. En épocas de alta ocupación turística -Navidad, el Mobile World Congress, verano, Semana Santa ...-, se vuelven a inspeccionar para verificar que no ejercen nuevamente, y si lo hacen, se vuelven a sancionar con una multa más alta por reincidencia.
Con las inspecciones de confirmación, se han detectado aproximadamente un 95% de cumplimientos. Y se ha podido constatar que 937 pisos se han convertido en contratos de larga duración, y 234 son el domicilio del propietario. Por lo tanto, un total de 1.171 pisos han podido recuperar para el parque
de vivienda residencial de la ciudad.

Desde 2016 a finales de 2018, se han abierto 13.014 expedientes disciplinarios y se han impuesto 6.453 sanciones, cinco veces más respecto al periodo 2014-2016, cuando hubo 2.556 expedientes y 1.001 multas.