Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y un cartel amenazador de Arran en Barcelona / CG

Colau no castiga las amenazas de Arran porque carece de NIF

La alcaldesa de Barcelona deja impune una campaña contra Inés Arrimadas, de Ciudadanos, y Alberto Fernández Díaz, del PP, con un pretexto

18.07.2018 13:12 h.
3 min

Ada Colau no castiga las amenazas de Arran a Ciudadanos y PP porque "no encuentra su NIF". La alcaldesa de Barcelona ha dejado impune una campaña de coacciones contra la líder del partido naranja en Cataluña, Inés Arrimadas, y el presidente del grupo popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, con el pretexto de que no encuentra su número legal.

Según ha denunciado el propio Fernández Díaz hoy miércoles, 18 de julio, los responsables del Ayuntamiento de Barcelona en el distrito de Les Corts no sancionarán a la organización radical juvenil pese a que el electo lo pidió mediante un ruego en el pleno. La iniciativa de los populares llegó después de que Arran iniciara una campaña que señalaba a Arrimadas y Fernández Díaz, a quienes colocaba en carteles y pancartas con el exdictador Francisco Franco y el epígrafe "el Estado apunta, el fascismo apuñala. Iluminemos la oscuridad, ahoguemos el fascismo".

Sin sanción porque no hay NIF

El Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado iniciar un expediente sancionador contra la organización que comanda Mar Ampurdanès porque Arran en Les Corts "carece de NIF" al que se pueda dirigir el expediente, según ha informado el PP de Barcelona.

Los populares han recordado que ésta no es la primera excusa que da el Ejecutivo local de Barcelona para no sancionar a la organización que comanda Ampurdanès. En el pasado, el consistorio había alegado motivos de "libertad de expresión" para dejar sin castigo las coacciones de los radicales.

Campa a sus anchas

Cabe recordar que Arran ha protagonizado ya dos incidentes violentos este verano en Barcelona. En junio, miembros del grupo juvenil se encadenaron al dragón de la escalinata del Parc Güell de Barcelona --Patrimonio de la Humanidad por la Unesco-- para protestar contra el turismo masivo. La pasada semana, los llamados cachorros de la CUP volvían a vandalizar la infraestructura vacacional al encaramarse a un autobús turístico, abrir bengalas de humo y desplegar una pancarta contra la llegada de visitantes.

"No solo sorprende que Colau no defienda las intimidaciones y amenazas en la vía pública ni siquiera cuando se hace a concejales del ayuntamiento, sino además tampoco les sanciona administrativamente con el argumento de que no tienen NIF", ha remachado el PP en referencia a las acciones del grupo radical.