Menú Buscar
El director general de Codorníu, Xavier Pagès (d), junto a Paco Pérez; la presidenta de la firma, Marc Raventós, y el enólogo Bruno Colomer (d) / CG

Codorníu no teme al boicot tras su traslado a La Rioja

El director general de la empresa justifica la decisión de llevarse la sede en la necesidad de tener seguridad jurídica y apela a la fidelidad a sus productos

2 min

El director general de Codorníu, Xavier Pagès, ha asegurado hoy que no teme a un posible boicot a esta marca de cava, que ha decidido trasladar su sede social a La Rioja. Ha justificado esa decisión en la necesidad de tener “seguridad jurídica” y apela a la fidelidad y deseo de calidad de sus clientes.

Pagès se ha referido a la situación política catalana durante la presentación de la segunda añada de Ars Collecta, la colección de cavas de alto prestigio de Codorníu. El acto ha tenido lugar en el Restaurante Enoteca de Paco Pérez

Cinco siglos de historia

Ha recordado que su empresa nació en 1551 y que, desde entonces, “hemos vivido muchas dificultades” y ha admitido “preocupación” por las ventas, pero se ha mostrado optimista. “Creemos que la situación se arreglará y que dañará a la economía”.

Respecto a la posibilidad de que la firma sea objeto de un boicot tras su decisión de cambiar su sede social, el directivo ha dicho que “no lo esperamos. Los clientes buscan productos de calidad, hay fidelidad a marca. Haremos lo posible para que sigan consumiendo”.

Tras precisar que la economía “necesita certezas”, ha insistido en que el cambio de sede se produjo por razones empresariales derivadas de una situación política.