Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en el acto de recuerdo a las víctimas del atentado de Las Ramblas / EP

Barcelona se abre a acoger refugiados con 650 familias esperando vivienda

El ayuntamiento asegura estar "preparado" para ayudar en Afganistán, pero la mesa de emergencia habitacional está colapsada

3 min

649 familias. Estos son los núcleos familiares que esperaban una vivienda urgente en Barcelona en julio. Pese a esta cifra, el gobierno municipal que pilota Ada Colau asegura estar "preparado" para acoger 50 refugiados que huyen de Afganistán tras la toma de Kabul por parte de los talibanes. De hecho, la alcaldesa ha ofrecido las plazas al Ministerio de Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, un paso que ha suscitado polémica en la ciudad por el colapso de los servicios asistenciales. 

Lo ha dicho la propia alcaldesa de Barcelona en los micrófonos de RAC1 esta semana, y lo corroboró el concejal de Derechos de Ciudadanía, Marc Serra, en un tuit en su cuenta oficial ayer. "Barcelona ha sido, es y será refugio de los que huyen del horror. Hemos ofrecido a Inclusión 50 plazas para la acogida de refugiadas afganas de forma inminente. Mujeres, famílias con niños, defensoras de Derechos Humanos y todos aquellos que estén pendientes de reagrupación familiar", anunció Serra. 

649 familias esperan vivienda

El gobierno municipal puede querer colaborar en paliar el sufrimiento en Afganistán, pero lo cierto es que no tiene medios, tal y como indican fuentes de la corporación pública. La mesa de emergencia habitacional de Barcelona [consultar datos aquí] tenía a 649 familias en lista de espera en julio para acceder a una vivienda urgente. 

De hecho, el Ejecutivo local ha sido incapaz de reducir el número de núcleos familiares que aguardan a un techo por su "vulnerabilidad económica y social". Han crecido un 4% desde enero de 2021. Cabe recordar que las personas que acceden a la mesa son ciudadanos en situación de pobreza, desahuciados o mujeres maltratadas, entre otros colectivos. 

La Generalitat de Cataluña, responsable

En puridad, la situación de la mesa de emergencia habitacional no afecta a los refugiados porque ni siquiera acceden a ella, como explicó TotBarcelona con el caso de dos personas que huían de su país por ser de la comunidad LGTBI en noviembre de 2020. Esta realidad es también culpa de la Generalitat de Cataluña, pero aún dilata más los plazos para acceder a una vivienda pública en la capital catalana. 

La mesa de emergencia habitacional pende del Consorcio de Vivienda de Barcelona (CHB, por sus siglas en catalán), que componen un 60% el Govern y un 40% el Ayuntamiento de Barcelona. Las 649 familias de julio se repartían en 606 expedientes arrastrados de otros meses y 43 nuevas peticiones. Personal del propio consistorio reclama más detalles sobre los recursos que se quieren movilizar ante la oferta de acoger a refugiados afganos que huyen de la radicalidad de los islamistas que han tomado el país.