Menú Buscar
Pedro Sánchez, en su comparecencia ante la prensa el martes tras reunirse con Mariano Rajoy.

Ciudadanos se une a la presión al PSOE

El partido naranja emplaza a Pedro Sánchez a "mover ficha" en la investidura hurgando en los movimientos de los barones socialistas

Redacción
3 min

Por tierra, mar y aire. Ciudadanos se ha unido el sábado a la presión al PSOE para que "mueva ficha" en las negociaciones para la investidura de un presidente del Gobierno en España. El vicepresidente segundo del Parlament y diputado de C's,d José María Espejo-Saavedra, ha exigido un "ejercicio de responsabilidad" a los socialistas, apenas 24 horas después de que el partido de Pedro Sánchez indicara que "no les van a quebrar".

Espejo-Saavedra ha invitado a Sánchez, secretario general de los socialistas, a "reflexionar para hacer caso" a los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y al expresidente del Europarlamento, Josep Borrell, que se han mostrado partidarios a ceder terreno a PP y Ciudadanos.

Según el electo en la cámara autonómica, "España va abocada a unas terceras elecciones que la mayoría de ciudadanos no quieren y que serán, sin duda, malas para el país".

'No' del PSOE

La dosis extra de presión del partido naranja llega un día después de que el portavoz del PSOE en el Congreso de Diputados, Rafael Hernando, subrayara que "no van a quebrar" a los socialistas para que se abstengan o voten a favor de la investidura de Mariano Rajoy (PP) como nuevo presidente del Gobierno.

"Si es necesario más debate porque alguien haya cambiado de opinión, habrá más debate, pero creo que no va a haber ningún dirigente del PSOE que vaya a cambiar de opinión porque no va a haber ningún dirigente que quiera indultar a Rajoy con nuestro voto o con nuestra abstención", aseguró Hernando.

Pinza de tres brazos

La presión al PSOE para que altere su 'no' al PP en un futuro pleno de investidura en la cámara baja llega desde tres frentes.

Además del propio Partido Popular y Ciudadanos, los expresidentes González y José Luis Rodríguez Zapatero han pedido la abstención, el primero, y "más debate" en el seno del partido, el segundo.

El martes, el secretario general del PSOE verbalizó su negativa a Rajoy en una reunión bilateral entre ambos. Sánchez anunció que los socialistas harán "una oposición responsable" una vez que "las derechas se pongan de acuerdo".