Menú Buscar
Albert Rivera, en el centro, celebra con la cúpula de Ciudadanos los resultados del 20D en Madrid

Ciudadanos se queda fuera del Senado

El PP consigue la mayoría absoluta en la Cámara Alta con 121 escaños seguido a mucha distancia del PSOE con 51 y de Podemos, que obtiene tan sólo ocho representantes

3 min

La composición del Senado durante la próxima legislatura distará mucho de la falta de mayorías claras del Congreso. De entrada, los dos partidos emergentes no consiguieron cambiar la distribución de poderes en la Cámara Alta en los escaños que estaban a elección este domingo.

Ciudadanos no ha conseguido representantes en el hemiciclo y Podemos obtuvo ocho senadores. A ellos se le deben sumar los siete de las coaliciones de izquierda en las que se integra: la catalana En Comú Podem (4), En Marea de Galicia (2) y Compromís de Comunidad Valenciana (1).

Gobierno cómodo del PP

El vencedor en el Senado es el PP, con 121 representantes de los 208 que se elegían (la cámara tiene 266 escaños). Se trata de casi la misma fuerza de la pasada legislatura, cuando alcanzó los 136 y también obtuvo la mayoría absoluta en la Cámara Baja.

Le sigue a mucha distancia el PSOE, con 51 senadores. Más que en la pasada legislatura, cuando obtuvo 48 escaños, aunque se debe tener en cuenta que en 2011 los representantes del PSC se integraban en el grupo Entesa pel Progrés de Cataluña, con 7 representantes.

CDC pierde apoyos

La nueva marca de Convergència Democràtica de Cataluña, Democràcia i Llibretat, ha conseguido siete senadores. El partido de Artur Mas tenía en la pasada legislatura, en coalición con Unió Democràtica, nueve representantes en el hemiciclo.

Le sigue de cerca PNV, con seis escaños, ERC en cinco (una verdadera victoria, ya que en la pasada legislatura se quedó fuera de la Cámara Alta y ahora se impone como primera fuerza en Cataluña) y Cambio-Aldaketa, Coalición Canaria y Agrupación Socialista Gomera con un escaño cada uno de ellos.

Forma de voto

Cabe tener en cuenta la diferencia en la forma en la que se eligen los representantes en el Congreso y en el Senado.

Mientras que para la Cámara Baja se usa la papeleta con la lista aprobada por cada partido, en la institución de representación territorial los electores deben marcar las casillas con los nombres de los candidatos. Una opción que, según los expertos, provoca cierta confusión y propiciaría los resultados obtenidos.