Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El portavoz de Ciudadanos Ignacio Martín Blanco, quien denuncia la exclusión del castellano / Cs

Ciudadanos exige saber el gasto del Govern en radicalizar la inmersión en las escuelas

La formación naranja pide copia del nuevo plan de promoción del catalán anunciado por Cambray, el listado de los 200 colegios donde se aplicará inicialmente y el criterio de selección

2 min

El portavoz de Ciudadanos (Cs), Ignacio Martín Blanco, ha presentado una batería de preguntas en el Parlament con el objetivo de saber el alcance del Plan de promoción del uso de la lengua catalana en los centros escolares anunciado por el consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray.

A pesar de las sentencias judiciales que reconocen el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en castellano, con un porcentaje no inferior a un 25% de horas lectivas, el Govern quiere intensificar la presencia del catalán. Cambray alega que este idioma ha retrocedido en la relación entre alumnos y, por tanto, hay que “rebelarse” contra esas resoluciones judiciales.

Copia del plan, presupuesto y criterios

De ahí que la formación naranja haya decidido pedir explicaciones sobre ese plan, anunciado el pasado 4 de noviembre, que se aplicará inicialmente en 200 centros y que se hará extensivo en cuatro años a 3.500 escuelas públicas y privadas. Por ello, solicita a la Consejería copia íntegra del mismo, así como la relación de esos 200 colegios donde se implantará esa promoción del catalán.

Cs también quiere saber si se ha asignado una partida presupuestaria a ese plan y, en tal caso, cuál es el coste. Pregunta este grupo parlamentario con qué criterio se han seleccionado esos 200 colegios y en que consistirán las formaciones a los profesores incluidos en el proyecto.

Tal como publicó Crónica Global, los servicios jurídicos de la Generalitat utilizan informes de Plataforma per la Llengua y Òmnium Cultural para exigir a los tribunales que rechacen la pretensión de los padres a escolarizar a sus hijos en castellano. En las alegaciones presentadas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el Govern culpa del retroceso del catalán a las sentencias judiciales que, admite, reconocen el castellano como lengua vehicular en la enseñanza, así como a la inmigración.