Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El portavoz de Ciudadanos en la cámara catalana, Nacho Martín Blanco, anuncia que llevarán la campaña del catalán ante el Tribunal de Cuentas / EFE

Ciudadanos acusa al Govern de malversación por la campaña en defensa del catalán en la escuela

Martín Blanco, portavoz de la formación naranja en el Parlament, tilda a los separatistas de supremacistas y solicita conocer el coste del anuncio para llevarlo ante el Tribunal de Cuentas

5 min

Ciudadanos llevará al Tribunal de Cuentas la campaña de prensa de la Generalitat para defender el uso del catalán en la escuela. La formación naranja considera que la destinación de los fondos para la campaña, que el Govern pretende hacer pasar por “institucional”, podría responder a un “interés partidista”. De demostrarse, el Ejecutivo de Aragonès podría haber incurrido en un delito de “malversación de fondos públicos”. 

Nacho Martín Blanco, el portavoz del grupo en la cámara catalana, ha confirmado en una entrevista a Efe que emprenderán acciones tanto en el Parlament como ante los tribunales por una campaña que consideran "aberrante" y "propagandística".

Difundida en medios públicos

La campaña se habría difundido utilizando "dos de los medios más subvencionados por la Generalitat" y, según Martín Blanco, lejos de responder al interés general de un mensaje institucional, recogía un "puro argumentario separatista".

En la polémica publicación aparecen ilustraciones acompañadas del mensaje "en la escuela, catalán, y luego en la calle el resto de lenguas", ha explicado el de Ciudadanos, quien ha mostrado su disconformidad con la comparación del uso de cualquier lengua extranjera con la del castellano, la más utilizada en Cataluña.

Posible malversación 

La campaña, tildada por el portavoz de Ciudadanos como “surrealista e inverosímil”, apela al profesorado y al personal de los centros a desobedecer las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que decretó el obligado cumplimiento de un 25% de horas lectivas en castellano en la escuela.

Al ir en contra de la ley, la formación naranja entiende que dicho mensaje no puede hacerse pasar por institucional y que, en cualquier caso, debería haber sido sufragada por ERC y Junts y no por "todos los catalanes". Por este motivo el partido solicita conocer su coste y si el Tribunal de Cuentas estima que se podría haber incurrido en malversación.

Discurso victimista del separatismo

En paralelo, la formación naranja pedirá al Parlamento que aclare "los criterios que justifican la puesta en marcha de la campaña basada únicamente en la propaganda habitual de los partidos separatistas".

"Nada tiene que ver con el interés general. Lo único que hace es apuntalar el discurso victimista y tremendista de los separatistas y menospreciar una parte fundamental de la población catalana", subraya el portavoz. "Como oposición responsable, también pediremos explicaciones por escrito al Govern para que se retraten", ha añadido.

La tibieza del PSC

A propósito de la inmersión lingüística en Cataluña, Martín Blanco ha dicho negado el supuesto consenso que el presidente Pere Aragonès ha asegurado querer reeditar. "Para los catalanes catalanohablantes, la educación es un monolingüismo granítico que no concede el más mínimo espacio al castellano", ha apostillado.

Según el diputado naranja, en Cataluña, principalmente por parte del PSC, ha habido "una política de apaciguamiento con el nacionalismo" y el catalán en la escuela, en vez de darle al castellano "la presencia institucional y simbólica" que, ha recordado, el español siempre ha tenido "en la calle". Esa "complicidad" entre el PSC y los independentistas se ha visto traducida en la ausencia de "una oposición fuerte al separatismo".

Los tilda de xenófobos

El portavoz ha sido muy duro con el Govern. “Los separatistas ahora no son menos radicales ni han abandonado sus actitudes xenófobas ni supremacistas", remarca el de Ciudadanos, que denuncia que el principal partido de la oposición mantiene una actitud de “condescendencia” con ellos. 

"En Cataluña se están normalizando cosas aberrantes como declaraciones supremacistas de diputados o candidatos de Junts y profesores de universidad que dicen que son partidarios de una guerra civil. Eso es inaudito", ha zanjado el portavoz.