Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Evolución de la estimación de voto del CIS / EUROPA PRESS

El CIS impulsa a Sánchez al 32% de los votos tras la gestión de la pandemia

El PSOE se encarama ahora al 32,1% de intención de voto, el punto más alto desde antes la crisis sanitaria del Covid, y Vox cae hasta el 11,6%

5 min

¿Le ha pasado factura al PSOE la pandemia del Covid? El CIS señala que no, que todo lo contrario. En el barómetro de julio, el organismo que dirige Félix Tezanos otorga a Pedro Sánchez una victoria holgada, con una intención de voto del 32,1%, el porcentaje más alto desde antes de la crisis sanitaria.

Esa subida, sin embargo, no se produce a costa del PP, aunque el partido de Pablo Casado no sube en intención de voto, y se queda estabilizado sobre el 21,2%, a diez puntos del PSOE.

Por encima de marzo

Pero, ¿quién ha sido castigado tras todos los meses de incertidumbre? El CIS señala directamente a Vox, que pasaría del 14,8% de marzo al 11,6% en julio. Mientras que Podemos, y tras recibir un serio correctivo en las elecciones gallegas y vascas, recuperaría ligeramente su posición, hasta quedarse en el 12,1%. Cabe destacar que esta encuesta es anterior a los comicios de las dos comunidades autónomas.

Los datos del CIS, un organismo muy cuestionado por la oposición por los cambios en la metodología que ha impulsado Tezanos, indicarían que la crítica continua contra el gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez no ha tenido premio. Lo que ha hecho el CIS en este barómetro presentado en julio, y que corresponde a los datos elaborados en la primera semana del mes, es analizar la evolución del voto desde antes del estallido de la pandemia. Y, con la referencia del mes de marzo, el PSOE apenas ha notado la erosión por la gestión. En marzo lograba el 31,9% de intención de voto; en el barómetro de junio, el porcentaje bajó hasta el 31,2%, y ahora alcanza el 32,1%.

La estabilidad del PP

¿Y qué ha pasado con el PP? Los resultados de las elecciones gallegas y vascas pueden suponer una lección para la dirección del PP, con el triunfo sólido de Alberto Núñez Feijóo y el fracaso de Carlos Iturgaiz, para apostar, a partir de ahora, por una línea más contundente contra el Gobierno o para buscar acuerdos con el Ejecutivo. El CIS lo que señala es que el partido de Pablo Casado sigue estable, pero a diez puntos del PSOE.

En marzo, el Centro de Investigaciones Sociológicas daba al PP una intención de voto del 19,6%, y ascendía hasta el 21,1% en abril. En junio, ese porcentaje volvía a descender, hasta el 20%, y ahora subiría al 21,2%, prácticamente igual que en abril, en el momento más crítico de la pandemia del Covid.

El papel complicado de Ciudadanos

Una de las sorpresas es que Ciudadanos no consigue una tendencia ascendente, pese a que los datos anteriores del CIS ofrecían esa imagen. La apuesta de Inés Arrimadas, que ha llegado a acuerdos con el Gobierno de Pedro Sánchez para aprobar las distintas prórrogas del estado de alarma en todos estos meses, no se ha visto compensada. El parido naranja pierde 0,8 puntos en un mes, lo que resulta una tendencia a la baja en comparación con mayo, cuando ascendió hasta el 10,5%.

El estudio del CIS, por lo tanto, centrado esta vez en la crisis sanitaria por el Covid, ha reforzado al PSOE y Unidas Podemos, aunque también al PP –que mantiene una posición estable, sin recuperar posiciones sobre los socialistas— y castiga claramente a Vox, que se ha caracterizado por una oposición agria y contundente contra Sánchez, y, en menor medida, a Ciudadanos, que no parece, según los datos del organismo que dirige Tezanos, encontrar su posición. Pese a ello, Inés Arrimadas, es la dirigente mejor valorada, tras Pedro Sánchez.

Destacadas en Política