Menú Buscar
Agentes de la Guardia Civil ante el colegio electoral de Sant Julià de Ramis (Girona) donde votaba Puigdemont / EFE

Golpe de efecto policial al cerrar los colegios de Puigdemont, Junqueras y Forcadell

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han precintado las escuelas, obligando a los políticos a votar en otros centros

2 min

Golpe de efecto policial al cerrar los colegios electorales del referéndum ilegal del domingo, 1 de octubre, donde votaban el presidente catalán, Carles Puigdemont; el vicepresidente económico del Govern, Oriol Junqueras y la presidenta del Parlamento autonómico, Carme Forcadell.

La Guardia Civil ha precintado por la mañana el colegio de Sant Julià de Ramis (Girona), donde estaba inscrito Puigdemont. Tras ello, Junqueras tampoco ha podido votar con normalidad después de que desconocidos bloquearan con silicona las cerraduras de la Associació de Veïns del Turó en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona).

Para completar el golpe de mano, el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha cargado en la Escola Nostra Llar de Sabadell (Barcelona), donde se esperaba a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Votan en otros colegios

La quirúrgica intervención policial ha obligado a los tres dirigentes nacionalistas a depositar su papeleta en otros puntos de votación, gracias a la treta del censo único de votación que ha ideado la Generalitat.

Puigdemont ha votado finalmente en una polideportivo de Cornellà de Terri (Girona). Junqueras, a su vez, a depositado su papeleta en la Escuela La Guàrdia de la localidad donde está empadronado.

La segunda autoridad de Cataluña, Carme Forcadell, ha encontrado un enorme tumulto en su colegio electoral, el Nostra Llar de Sabadell (Barcelona). Finalmente, la presidenta del Parlament ha votado en la Escuela Industrial, en el mismo municipio.