Menú Buscar
Reunión de la Mesa del Parlament presidida por Carme Forcadell / CG

Choque entre el Parlament y el TSJC por el hashtag #casForcadell

La Mesa de la Cámara catalana denuncia "la falta de respeto institucional" por el uso de la etiqueta en las redes sociales

3 min

La Mesa del Parlament ha acordado presentar una queja ante el Síndic de Greuges, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y el Consejo General del Poder Judicial por la utilización de la etiqueta #casForcadell a la cuenta de Twitter de la Oficina de Comunicación del TSJC. El órgano parlamentario considera que este hashtag supone "una falta de respeto institucional hacia el Parlamento y su Presidencia, y la posible vulneración de su derecho a la presunción de inocencia, a la intimidad ya la protección de sus datos personales ". La etiqueta se refiere a la investigación abierta contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por permitir la tramitación de iniciativas relacionadas con la independencia de Cataluña, pese a la prohibición del Tribunal Constitucional.

El acuerdo se ha aprobado en la reunión de esta mañana de la Mesa por 5 votos a favor (JxS y CSQP) y 2 en contra (PP y Ciudadanos).

En el acuerdo se explica que "el día 16 de noviembre de 2016 la Oficina de Comunicación del TSJC informó en la red social Twitter a través de su cuenta @tsj_cat de una noticia relacionada con el procedimiento judicial iniciado contra la MH Presidenta del Parlamento utilizando el hashtag #casForcadell por primera vez en las redes sociales.

"Esta etiqueta ha sido utilizada posteriormente por la misma Oficina en varias ocasiones y ha sido replicada por otros usuarios de la citada red social.

"Con posterioridad, el procedimiento se ha ampliado contra diferentes miembros de la Mesa y se ha continuado utilizando la misma denominación por parte del TSJC.

"La creación y utilización de la etiqueta con el uso del apellido de la M.H. Presidenta del Parlamento focaliza la causa en su persona, vulnera su derecho a la presunción de inocencia, a la intimidad y la protección de sus datos personales. También supone una falta de respeto a la Presidencia del Parlamento y por tanto en el Parlamento como institución, sin que ningún criterio periodístico pueda amparar esta actuación", concluye.