Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La consellera de Salud, Alba Vergés, en la rueda de prensa en la que anunció el confinamiento de la Cerdanya y el Ripollés / EP

La Cerdanya y el Ripollès estallan contra el Govern

Los hosteleros de ambas comarcas se sienten el chivo expiatorio de la mala gestión de la Generalitat

4 min

Hosteleros de la Cerdanya y del Ripollès han estallado contra la arbitraria decisión del Govern de confinar sus comarcas por culpa de los malos datos que registra la lucha contra el Covid en todo el territorio catalán. Se sienten el chivo expiatorio de la impotencia y la ineficacia de unas autoridades que desde que apareció la pandemia no ha hecho más que dar bandazos y castigar con mucha dureza al sector de la restauración.

Han convocado un acto de protesta este miércoles al mediodía contra las medidas de confinamiento aplicadas por la Generalitat en la comarca. Bajo el lema “Desobediencia Cerdanya”, la convocatoria se ha difundido por las redes sociales en las últimas horas. A esta movilización, que se ha convocado a través de la red social Telegram y tendrá lugar a las 12 del mediodía en la plaza del Ayuntamiento de Puigcerdà, se han apuntado entidades como Empresariado Cerdanya. La concentración se hará a las 12 del mediodía en la plaza del Ayuntamiento de Puigcerdà.

"Vosotros cerráis, vosotros pagáis"

La presidenta de la Asociación de Bares y Restaurantes de Cerdanya, Nati Bover, ha estallado contra el Govern y ha explicado que estas nuevas medidas de confinamiento en la Cerdanya “son la estocada final para el negocio turístico de la zona”. Bover ha asegurado que este nuevo e inesperado cierre, que ha calificado de “animalada”, afectará de lleno a más de un millar de familias de los 288 bares y restaurantes de la zona. “Hay familias enteras que viven de esto”, ha advertido.

Denuncia que pagan los platos rotos de una mala gestión. “Si hay una pandemia, somo todos los que en todo caso deberíamos estar cerrados, y no unos sí y otros no”, ha insisitido. Bover exige al gobierno ayudas "que sean efectivas", es decir ayudas directas que cubran las pérdidas que deberán asumir a causa de este cierre perimetral. "Vosotros nos cerráis, vosotros nos pagáis y nada deque tengamos que ir a pedir dinero porque ellos saben perfectamente lo que vamos a perder con todos estos días cerrados", ha sentenciado.

La estocada final

También hay indignación en los hoteleros y restauradores del Ripollès por el cierre perimetral decretado por el Procicat. El presidente de la Asociación de Hostelería de la comarca, Fran Barroso, se ha quejado de que la decisión se haya tomado cuando faltan apenas  dos días para Navidad y en un momento en el que había un 90% de reservas de media después de la apertura hace una semana de las pistas de esquí.

El presidente del gremio denuncia que les ha pillado “con las neveras llenas” y reclaman ayudas directas ante las “pérdidas millonarias” que tendrá el sector. Unas restricciones que Barroso ha calificado como  “la estocada definitiva” para muchos negocios, que suponen el 60% del PIB de la comarca.

Destacadas en Política