Centro Izquierda Nacional da la réplica al PSOE y Podemos

Un nuevo partido intenta suplir la falta de un proyecto nacional de la izquierda frente al nacionalismo disgregador

El interior del Congreso de los Diputados / EFE
20.10.2016 09:57 h.
3 min

La izquierda española vive tiempos convulsos. Mientras la nueva política alumbra populismos, la vieja socialdemocracia se descompone. A ese espectro ideológico se une ahora Centro Izquierda Nacional (CINC), un nuevo partido político que cuenta entre sus filas a exmiembros del PSOE, UPyD y Ciudadanos.

Inscrito el pasado 29 de junio, CINC defiende la simplicidad de su nomenclátor, frente a las “generalidades vacías y siglas indeterminadas” como Podemos, En Marea, Compromís, En Comú Podem o Ahora Madrid, que, según los impulsores de esta nueva formación, “parecen haber sido diseñadas para ocultar su ideología o para mostrarnos que no tienen ninguna. Un truco viejo para poder adaptarse en función del interés de cada momento. Pura corrupción informativa”.

Rechazan el "radicalismo sectario"

CINC se presenta como un partido moderado, alejado de cualquier tipo de “radicalismo excluyente, sectario, que divida a la sociedad en bandos irreconciliables y enfrentados”. Igualdad, derechos sociales y libertad son sus ejes ideológicos, en contraposición a “esa otra tradición dogmática de izquierdas en la que ha predominado el odio, el rencor, la lucha irreconciliable de clases, el modelo comunista, el populismo, el totalitarismo estatal, la ausencia de libertad económica, de pensamiento, de expresión y de iniciativa personal”.

Rechazan una "izquierda leninista y populista que sólo cree en una democracia instrumental –la democracia como medio transitorio para alcanzar el poder– y que no renuncia al uso de la violencia como instrumento de coacción o imposición. O sea, rechazamos tanto a los comunismos clásicos, como a los populismos actuales (chavistas, peronistas, fascistas, podemitas, etc.)”.

Soberanía española

Asimismo, los integrantes de esta plataforma abogan por la defensa de la "soberanía española, de la nación como espacio del bien común, de ciudadanos libres e iguales”. Consideran que la izquierda española “ha sido la causante, por inhibición, de la hegemonía moral del nacionalismo identitario. Un error, un complejo, una traición a la igualdad de los ciudadanos frente a los privilegios de los territorios”.

Consideran que la “falta de un proyecto nacional de la izquierda frente al nacionalismo disgregador ha provocado una agudización de las diferencias económicas, sociales, culturales y lingüísticas entre los españoles en función de dónde vivan. Todo ello, camuflado por el lenguaje ambiguo y tóxico que la izquierda ha tomado de los nacionalistas, y que ha dejado indefensos intelectualmente a muchos demócratas. Al no denunciar el carácter antidemocrático de los nacionalismos, se ha ido permitiendo una deslegitimación del sujeto de la soberanía nacional: el pueblo español; o sea, el conjunto de los ciudadanos.

¿Quiere hacer un comentario?