Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Artistas en el Auditorio de Barcelona, donde se celebró el concierto de Cruz Roja / EP

Cultura cumple de forma parcial un mandato del Parlament ocho años después

La consejería dirigida por Àngels Ponsa excluye las profesiones técnicas del primer censo de artistas de España

5 min

La Consejería de Cultura ha aprobado con ocho años de retraso el censo de artistas de Cataluña. Pese a que el Parlament mandató la creación de este instrumento en mayo de 2012, los sucesivos cambios de gobierno han demorado el desarrollo de un registro pionero en España que verá la luz pocas semanas antes de que termine la legislatura.

Pero la medida no solo llega en tiempo de descuento. El departamento dirigido por Àngels Ponsa ha excluido del índice a buena parte del sector cultural. En concreto, quedan fuera las denominadas profesiones conexas que engloban a los encargados de la producción y funcionamiento de los espectáculos.

Los técnicos, al margen

Perfiles como los técnicos de sonido y vídeo, maquinistas, regidores e iluminadores no podrán inscribirse pese a que participaron en su gestación. Así lo recuerda Joan Santaugini, vocal de la Associació de tècnics de l'espectacle de Catalunya (Atecat): "Hasta finales de 2019, participábamos en las reuniones del CoNCA [entidad que ha liderado las negociaciones del censo] y se nos contemplaba junto al resto de profesionales de la cultura".

Sin embargo, el Govern ha separado a este colectivo del resto de creadores y confeccionará un censo específico a lo largo del próximo año. Se prevé la creación de un tercer registro para las empresas culturales. "Los profesionales técnicos también participamos del hecho creativo y tenemos un gran aspecto artístico", reivindica Santaugini. "Esperemos que no nos dejen al margen", confía.

Imagen interior del Liceu / EUROPA PRESS

 

El equipo técnico del Liceu prepara una función / EUROPA PRESS

Reivindicación histórica

La maniobra de la consejería no ha impedido que las organizaciones consultadas por Crónica Global reciban con satisfacción la materialización de una reivindicación históricaXevi Dorca, presidente de la Associació de Professionals de la Dansa de Catalunya (APdC), recuerda que la reclamación parte de una propuesta realizada por SindicART en diciembre de 2011. Esta plataforma, que presidió Dorca y que agrupaba a la mayoría de ámbitos culturales del territorio (incluida Atecat), formuló una petición que fue vista con buenos ojos por todas las fuerzas parlamentarias.

"Servirá para definir mejor nuestro grado de representatividad y, con ello, poder ajustar el cálculo de la financicación y de otras actuaciones", explica. Guillem Arnedo, presidente de la Associació de Músics de Jazz i Música Moderna de Catalunya (AMJM), coincide en la oportunidad del mecanismo y celebra que se haya aprobado antes de pasar por las urnas. "Llevamos dos años negociándola mediante un proceso participativo. Hemos trabajado mucho tiempo en ella", cuenta.

Un primer paso

En efecto, el censo ayudará a dimensionar el sector y afinará las políticas culturales del Govern. Para acceder al mismo, se deberán cumplir algunos requisitos como haber facturado al menos un 15% de los ingresos totales durante los últimos tres años, residir de forma habitual en la comunidad, contar con formación artística y poseer al menos un año de experiencia profesional. Los inscritos podrán ser o bien autónomos o trabajadores por cuenta ajena, y deberán tener la voluntad de desarrollar su actividad creativa con carácter permanente.

¿Son restrictivas estas condiciones? Susana Lloret, presidenta de la Associació de Companyies de Teatre Professional de Catalunya (CIATRE), considera que son similares a las que se necesitan para formar parte de las asociaciones. Lloret espera que el instrumento sirva para "profesionalizar un sector que se encuentra en el umbral de la precariedad". "Se trata de un primer paso para demostrar tanto la riqueza que genera esta industria, pero también para ir más allá". "El próximo paso es el estatuto del artista", concluye.