Menú Buscar

Los CDR bloquean las vías del tren de plaza Catalunya para conseguir el éxito de la huelga

Los manifestantes tratan de parar el transporte público después de que los sindicatos mayoritarios en Renfe no hayan secundado el paro independentista

21.02.2019 13:44 h.
2 min

Un grupo de universitarios y miembros de los CDR han ocupado este mediodía las dos vías de tren de la estación de plaza Catalunya de Barcelona. Los jóvenes han saltado los tornos y han descendido al andén para frenar la actividad ferroviaria. Fuentes de Renfe aseguran a este medio que la incidencia se ha producido alrededor de las 13:00 horas, por lo que las líneas R1, R3 y R4 se han desviado por passeig de Gràcia para garantizar el funcionamiento del servicio. Asimismo, Protecció Civil ha activado la prealerta del Plan de emergencias Ferrocat.

La ocupación de las vías de Renfe se ha producido durante la manifestación convocada por los Comités de Defensa de la República este jueves en la capital catalana. La protesta se enmarca en la jornada de huelga convocada por el sindicato minoritario Intersindical-CSC.

Sin el apoyo de los trabajadores

Cabe destacar que la acción de los manifestantes tiene como objetivo paralizar el sector del transporte, donde los sindicatos mayoritarios no han secundado la huelga. La consejería de Trabajo ha fijado unos servicios mínimos del 33% de la circulación de los trenes de Rodalies y regionales de Renfe. Una medida criticada por los sindicatos, que destacan que se trata de una planificación de máximos y lamentan que en protestas anteriores de claro perfil laboral el Ejecutivo no haya ido en el mismo sentido.

Normalidad en TMB

Por su parte, el transporte público en Barcelona apenas se ha visto afectado por la huelga. Las líneas convencionales del Metro de Barcelona --de la 1 a la 5-- han funcionado la mañana de este jueves con un servicio entre el 75% y el 80% de lo habitual a causa de la huelga general, mientras que las líneas automáticas circulan con normalidad.

La red de bus funciona al 95% del servicio, aunque con dificultades para mantener su regularidad debido a los numerosos cortes de calles de la capital catalana, que han ido variando.