Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sílvia Requena y Francesc Homs, que se disputan la candidatura de CDC al 26J, junto a la papeleta con las dos preguntas sobre el futuro del partido.

CDC elige renovarse o morir

Los convergentes votan hoy si se refundan o se convierten en otro partido, mientras que Homs mide sus fuerzas con Requena en unas primarias para el 26J sin precedentes

María Jesús Cañizares
4 min

Refundación o catarsis total. Simpatizantes y militantes de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) deciden hoy si el partido se renueva o pasa a la historia para convertirse en otra formación. Lo harán en la transcurso de una jornada que el aparato del partido ha denominado “superdissabte” (supersábado), en la que también se celebrarán primarias para elegir al cabeza de lista para las elecciones generales del 26 de junio.

Papereta CDC.Unas primarias sin precedentes, pues la candidata sorpresa, Silvia Requena, ha logrado mantener hasta hoy su pulso con el candidato propuesto por el aparato del partido, Francesc Homs. Es improbable que Requena, una perfecta desconocida, se imponga al exconsejero de Presidencia, pero las encuestas más optimistas señalan que podría hacerse con más del 30% de los votos, lo que, sin duda, supondría un importante voto de castigo para la candidatura oficialista. De los nervios acumulados en este sector da cuenta el apoyo que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su predecesor, Artur Mas, han dado a Homs, rompiendo así un principio de neutralidad institucional no escrito que ha sublevado a miembros de la ejecutiva de CDC.

La candidata de Germà Gordó

Un dato relevante es que Requena está apadrinada por Germà Gordó, exmiembro del “pinyol” de Artur Mas y que ahora aspira a convertirse en el hombre fuerte de Convergència. De ahí que los resultados de la votación que se celebra hoy deba ser interpretada como una primera vuelta del congreso que esta formación celebrará a principios del mes de julio. Si la candidatura avalada por Gordó logra aglutinar el voto anti-Homs y superar el 30% de los votos, el candidato oficial estaría obligado a admitir como número dos de su lista a Requena. Si ella quiere, porque las perspectivas electorales de CDC ante el 26J no son buenas: a duras penas lograrán tener grupo propio.

CDC atraviesa por un ciclo electoral adverso, pues los casos de corrupción en los que está implicados, así como los recortes aplicados por el Gobierno de Mas en ámbitos sociales y la fatiga que genera un proceso independentista sin avances significativos.

Por ello, Convergència debe decidir hoy si cambia de imagen o de partido. La votación, que tendrá lugar entre las 10 y las 19.30 horas, viene precedida de una encuesta territorial --denominada Torn Obert-- en la que la militancia se ha decantado por posiciones de centro o centro izquierda, por incluir la marca Convergència en un nuevo nomenclátor y limitar los mandatos de los cargos electos. La creación de un nuevo Estado catalán dentro de la UE, la dación en pago, el aborto libre o la defensa de los conciertos escolares han contado con un amplio apoyo entre las bases.

En la consulta pueden participar tanto los simpatizantes --el censo está vivo, pues pueden inscribirse hasta hoy-- como los militantes --un total de 15.015 personas podrán hacerlo si están al corriente de pago de sus cuotas--. En cambio, en las primarias podrán votar solo los militantes que pagan sus cuotas y con seis meses de antigüedad en el partido, es decir, un total de 14.620 personas.

CDC ha publicado un vídeo en el que se hace un llamamiento a la movilización, en el que se explica la historia del partido y aparece su fundador, Jordi Pujol. Se instalarán 197 puntos de votación en todo el territorio donde 1.100 personas colaborarán para garantizar el buen funcionamiento del proceso. Se han previsto diversos tipos de voto: el anticipado, que se hizo efectivo ayer por la tarde; el móvil, que incluye 20 urnas itinerantes, y el exterior. El proceso contará con 82 interventores que velarán por la transparencia de las votaciones.